sábado, 26 de septiembre de 2009

De arriba a abajo

Acabo de empezar las clases y ya estoy metido de lleno en un trabajo y con más de medio cuerpo en otro. Hay que ponerse las pilas, y de verdad, no como siempre, que uno se hace promesas y luego le entra la vagancia y no hace nada. Lo primero que un aspirante a historiador debe hacer es investigar y, para ello, reunir una ingente cantidad de bibliografía, tanto en forma de monografías como de artículos de revistas, pro lo que está metido unas cuantas horas en la biblioteca buscando el queso como un ratoncillo. Ese trabajo es totalmente agotador, no sólo mentalmente, si no también físicamente, por auqello de ir subiendo y bajando escaleras a consultar unos malditos libros (y más en el caso de las revistas) que, en muchos casos, sirven de bien poco. Lo bueno de todo ello es que es enriquecedor en cuanto a la formación profesional como sano para mi michelesca anatomía y mi encolesterado sistema sanguíneo. Todo está perfectamente diseñado para que se cumpla aquello de mens sana in corpore sano.

1 comentario:

  1. Buenas Joseba!

    Yo también he empezado un blog para no aburrime..
    Yo estoy aun de vacaciones hasta mediados de octubre, después voy a estar bastante liado tambien que estudiaré master y trabajaré.

    Seguimos en contacto, un abrazo!

    ResponderEliminar