miércoles, 30 de septiembre de 2009

De garrula ley

Termina el tal vez único programa bueno de la Teleberlus española y, tras la aburrida publicidad, comienza una de esas basuras que esta cadena acostumbra a ofrecer a sus televidentes. Tomando como referencia el programa "Veredicto", de allá por principios de los 90, con una Ana Rosa Quintana que aún no utilizaba negros, la cadena berlusconiana reinventa su propio formato dándole aún más ese toque de fecalidad marca de la casa. Partiendo de la premisa de que todos son actores, incluido el público que supuestamente debate sobre el tema en cuestión, la cosa recuerda un poco a un programa de testimonios cutre en versión de juicios. Se plantea el caso, bastante obvios y/o ridículos en la gran mayoría; el denunciante y denunciado se ponen a discutir sin orden ni concierto hasta que el supuesto juez les manda callar y se va a "deliberar"(de antemano ya se supone lo que va a decidir); y entra el "público" en escena, descalificando o alagando a una u otra parte de la querella y discutiendo entre ellos sin mantenerse demasiado respeto. Algo reseñable son los clichés de los personajes del público: marujonas, derechones, capitalistas, algún jubilado, algún estudiante lerdo y los más pintorescos, dos mariquitas locazas con mentalidad marujona y bastante conservadora. En resumen, una representación de la prole garrula que ve este tipo de hez. Pero lo más gracioso es lo que supuestamente se pretende hacer con el "debate" generado en esta parte del programa, y es que dan una imagen de falsa doble moralidad para muchas veces querer enseñar que la ley no es moralmente correcta o que una acción inmoral está fuertemente punida, da lo mismo.
Ciertamente ver este circo una vez o dos mientras comes te hace gracia. Verlo unas cuantas te quita las ganas de probar esa apetitosa chuleta que tienes en el plato. Verlo demasiadas te hace refelxionar que, siendo el circo que es, tómatelo como tal; lo que no sé es si reírme con ellos, de ellos o de la gente que gusta de estas soplapolleces.

2 comentarios:

  1. Pues yo siempre estoy deseando que acabe el garrulo del Arguiñano para ver esta "cosa".

    xDDD

    ResponderEliminar
  2. Además, siempre como en casa de mis abuelos y es ver esto o los (des)informativos de TeleCamps.

    Creo que es la elección correcta. ¡Y lo que te ríes!

    ResponderEliminar