sábado, 31 de octubre de 2009

Atracción por lo bizarro

Cuando a uno le gustan cosas o hacer cosas "fuera de lo normal" (porque quién define en este mundo lo que es normal o anormal) y se enfrasca mucho en ellas es un friki; cuando uno hace burradas y tonterías sin apenas sentido con mucho entusiasmo, tiene chaperón; cuando algo es penoso e irrisorio, es fecal; cuando todo ésto llega a límites un tanto sospechosos y a ser demasiado extravagante, raro e incluso hortera, estamos hablando de bizarrismo. Y a pesar de que la R.A.E. no "permita" el uso de este término para referirse a lo arriba suscrito, ya que en castellano sería un sinónimo de "valiente" y no debiera confundirse con su uso en otras lenguas, a mi me gusta. La palabra tiene una sonoridad que me gusta para referirme a ello, y además es de uso bastante común. Además, qué coño, ellos aceptaron "almóndiga" como correcto para decir "albóndiga", así que tampoco me vengan con tonterías. Bueno, volviendo al tema que nos ocupa, puede que porque el paso de los años le hace a uno estar peor de la cabeza, porque abre su mente a cosas nuevas, que por fuerza cada vez son más raras, o porque simplemente le ve cada vez más encanto, uno se siente cada vez más atraído por lo bizarro desde el humor a la pornografía. Siempre me ha ido la marcha y he hecho cosas que se salían de los esquemas de la mentalidad de la sociedad, pero tal vez a partir de mi ida y vuelta a los confines de la cordura en Bolonia la cosa ha ido más allá. Podría escribir mucho y a la vez nada sobre qué significa para mí esta atracción por lo bizarro. Pero ya se irá entreviendo poco a poco en algunas de mis entradas del blog. Por el momento, dejaré de muestra uno de sus exponentes:
http://www.1guy-1cup.com/ (Atención: puede herir la sensibilidad de más de uno)

2 comentarios: