domingo, 18 de octubre de 2009

Del infanticidio según algunos

Los sectores conservadores se reúnen otra vez para poner el grito en el cielo contra las leyes libertinosas e inmorales del gobierno zapateril. Esta vez toca protestar contra el aborto, que impide el derecho a la vida. Somos unos bárbaros sin corazón que permitimos que maten a un proyecto de bebé. Un bebé que quizá no nazca en el ambiente más adecuado para ser criado y que quizá tenga que ser dado en adopción, yendo a parar en manos de una pareja de mariquitas que invertirán a la pobre criatura haciendo que escuche Madonna o que su pasión sea conducir tráilers.
Coñas aparte, esta gente me hace mucha gracia porque luego se les llena la boca hablando de libertad. Y de libertad moral estamos hablando, pues que ellos por su moral fuertemente judeocristiana (que, por otro lado, es la predominante en la sociedad en diferentes grados) vean mal ciertas acciones o actitudes no significa que los demás no deban hacerlas. A ellos tampoco les obliga nadie a que tengan que abortar, es sólo una posibilidad que se brinda a aquellos que lo necesiten. Cierto es que hay casos en los que el aborto pueda ser simple capricho de una persona que no quiere tener hijos y no ha tomado las precauciones previas, pero tampoco se puede obligar a esa persona a algo que no quiere y que encime crie a ese bebé posterior al cigotito en cuestión de una manera más bien desganada.
Estamos pues hablando de la pretendida imposición de su moral por parte de estos sectores que ven como poco a poco el rebaño se ha ido escapando de su redil y ha ido adoptando otras formas de pensar, más libres en general, aunque sobre la libertad de pensamiento y de moral en los tiempos actuales ya habrá tiempo para debatir en otro momento.
Pero bueno, si quieren manifestarse que se manifesten. Están en su derecho. Pero quisiera ver qué ocurriría si fuese al revés.
Y, por último, plantear una última cuestión a modo de toque de cojones: ¿qué pasa si en una pareja el hombre no quiere el aborto y la mujer si? ¿Por qué tiene más derecho a decidir una parte que la otra? Y me sé cual va a ser la respuesta más manida, así que no me vengáis con esa.

1 comentario:

  1. "Nosotras parimos, nosotras decidimos!" jejeje

    ResponderEliminar