miércoles, 7 de octubre de 2009

Orden y Caos

"En un principio todo era Caos"
Así empiezan una gran parte de las cosmogonías de las diferentes culturas que han poblado la Tierra y, curiosamente, la teoría del Big-Bang no es más que una "adaptación" en términos científicos de esos viejos mitos. Todo era caos hasta que se pudo en orden y se creó el mundo como lo conocemos.
La mentalidad humana siempre hecho la dicotomía Orden y Caos asociándola a lo bueno y lo malo respectivamente. Mientras que el Orden tiene unas connotaciones de calma, estabilidad, tranquilidad, que todo marcha bien, el Caos pasa a ser todo lo contrario. La búsqueda y mantenimiento del Orden es algo en lo que nos va la vida, y, cuando este Orden se ve alterado mínimamente, nos sentimos nerviosos, angustiados, furiosos o incluso con un pánico increíble. Pero, he aquí la cuestión, tal vez el Caos no sea tan malo como parece, siendo seguramente el Orden una bien bastante efímero y virtual. El Caos no sólo significa que todo esté patas arriba y nada tenga sentido. Un poco e incluso una dosis razonable de Caos es, en mi opinión, muy buena. El Orden excesivo restringe tu mente, te ata a unos esquemas y parámetros fijos que, a parte de que seguramente no sean los mejores, impiden evolucionar y, lo que es peor, saber afrontar nuevas situaciones. El Caos da la oportunidad de adaptarte a nuevos contextos y tener una apertura de mente que dentro del orden es imposible tener. Aunque también es cierto que un excesivo Caos en la vida puede acabar por desequilibrar a cualquiera. Por ello hay que buscar un punto en el que uno no esté atado a ninguna especie de Orden pero que ello no implique un completo Caos. Tal vez todo esté en saber mantener un orden dentro del propio Caos.

Seguramente lo que quiero decir con todo ésto no sea demasiado bien interpretado, y menos con la exposición tan poco clara que he realizado. Más adelante iré reflexionando sobre diversos aspectos de esta "teoría" del Orden y el Caos.
De momento, un consejo: introduzcan un poco de Caos en sus vidas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada