jueves, 31 de diciembre de 2009

Mirar adelante: 2010

Finaliza el año y todos hacemos recuento de qué tal ha ido y cómo queremos que mejore nuestra vida de cara al siguiente. Repasamos los propósitos que nos hicimos y no cumplimos en su mayoría, y los replantamos para el año entrante. Curiosamente, yo no me hice ningún propósito porque sabía que no iba a cumplir casi ninguno, y al final quizá este año lo hubiese hecho.
Dejamos atrás el 2009. El año de la crisis, la gripe A, los escándalos de Berlusconi y Camps... un año tenso y turbio que en lo personal ha sido quizá el mejor de mi vida. He dado pasos adelante, me he redescubierto a mí mismo y he vivido cosas increíbles. Un año que se ha hecho corto, pero que ha sido muy largo, otras veces recordaba la Nochevieja anterior y me parecía que había pasado poco tiempo, pero hoy queda muy lejana. He vivido tantas cosas que este año llenaría un gran porcentaje de mi biografía. Pero ahora toca mirar adelante y saber que muchas cosas nuevas nos esperan. Aventuras y desventuras que harán reir, llorar o llorar de risa. Hoy, más que nunca, miro al futuro con optimismo. Cualquier tiempo pasado nos parece mejor, pero... ¿acaso no todo tiempo futuro será mucho mejor?

No hay comentarios:

Publicar un comentario