martes, 28 de diciembre de 2010

De timos y estafas

Quién es más culpable, ¿el que engaña o el que se deja engañar? Ninguno de los dos, ambos comparten la misma culpa. Es una reflexión que llevo tiempo afirmando, y que tras escuhar una noticia, que, coincidiendo con el día de lso Inocentes, la policía ha lanzado la campaña "No seas pardillo" para que los jóvenes no se dejen engañar en las redes sociales. Curiosamente la campaña se ha lanzado en Tuenti, donde abunda, a mi parecer, más gente borrega y acrítica que no sabe discernir y se traga cualquier chorrada. Un caso muy jocoso es el de las chonis que se creen que es para un casting de actriz o modelo y detrás no hay más que un tipo que se aprovecha de su retrasadez y consigue verle las peras por webcam. Está claro que si alguien engaña es porque otros se dejan engañar, y lo que hay que preguntarse es por qué hay gente que se deja engañar. No estamos hablando de personas mayores que no han recibido una educación aecuada y/o se topan con problemas a la hora de utilizar algunas nuevas tecnologías como internet, si no de jóvenes. Y eso es lo preocupante. Pero para los de arriba no, a ellos les viene bien tener a garrulos sosteniendo la pirámide.
Una anotación final es sobre la tipificación de delito de estos actos. Siempre recuerdo lo anecdótico de los comerciantes egipcios. Intentaban metértela doblada, pero el peligro de ser robado era nulo; una simple cuestión moral en la que el acto directo (robo)o mal visto, mientras que el acto indirectamente consentido (timo) no.
Lo sorprendente era que los turistas tenían más miedo al robo que al timo.

domingo, 26 de diciembre de 2010

Beber semen y orina

¿A quién no se le ha poasado por la cabeza? Es algo que a primera escucha da un poco de asquete, pero pensándolo bien, no debería darnos tanto como un paquete de Jumpers o una hamburguesa del McDonald's. El semen no está malo y no es dañino para el cuerpo; es más, es altamente proteico, e incluso he llegado a leer (aunque no se yo si será un bulo que circula por internet) que en la Universidad de Carolina del Norte han demostrado que tiene propiedades anticancerígenas. Además, si te lo tragas no tienes que andar limpiándolo y, por ende, gastando papel higiénico.
¿Y la orina? El 98% es agua, de media. Por ahí dicen que es hasta saludable, e incluso una corriente pseudomédica, la orinoterapia, la recomienda, aunque eso ya no me lo creo. Beberla, al menos cuando está clarita, no es algo asqueroso, lo único malo es que está caliente. Para cuestiones de superviviencia en primera instancia viene genial, aunque es cierto que las sales que contiene, si uno estuviese bebiendo continuamente orina, acabarían por alterar la ósmosis y darte más sed.
No al tabú de beber semen y orina.

miércoles, 22 de diciembre de 2010

¿Altruismo?

Toda acción es egoísta. Así de rotundo soy. Por lo tanto el altruismo no es sino un enmascaramiento de cierto egoísmo.
Me producen bastante risión todas las campañas que con motivo d ela Navidad se llevan a cabo para ayudar a los más necesitados; campañas para recaudar fondos de unas gentes que no hacen otra cosa que apoquinar pensando que así limpian sus conciencias realizando una buena acción. Toda acción tiene un interés; parece que cuando hablamos de interés sólo nos fijamos en lo material, pero hay mucho detrás. Si ayudo a un amigo será porque me alegra verle contento; si ayudo a un ciego a cruzar la calle será porque me voy a sentir muy bien conmigo mismo tras hacerlo; si voy al África central a canalizar agua potable para que puedan beber en un poblado no es más que lo mismo. Me hacía gracia hace unos meses cuando viendo varios programas de Redes, repetían más de una vez que el altruismo era algo biológico, cargando contra la hace un tiempo popular teoría del gen egoísta. Pero señores, el altruismo biológico no es más que una manifestación de ese egoísmo; el bien de la especie repercute al fin y al cabo en el bien propio, el bien de la comunidad es favorable para el bien individual. Con todo esto no quiero tener un punto de vista utilitarista, ni mucho menos; el utilitarismo falla en tanto que su idea de lo útil (el máximo bienestar para el máximo número de personas) termina por corresponderse con una dictadura de la mayoría que me hace hervir la sangre. Pero de eso quizá escriba en otra ocasión.

jueves, 16 de diciembre de 2010

¿Loco? Quizá no tanto

Siempre me han gustado las noticias tipo "Gente", quizá porque me medio crié viendo ese programa los martes y jueves a las tardes cuando iba a casa de mis abuelos. La crónica negra en la que siempre había algún asesinato extraño, muchas veces de violencia doméstica, y en los que siempre entrevistaban a la gente del pueblo o del barrio y decían "no, si era una persona muy normal" o "era muy simpático y saludaba siempre" (como incide una de esas jocosas páginas de Facebook). Ayer el escenario estrellla de esta "crónica negra" fue Olot, donde un tipo armado con una escopeta se cargó a cuatro personas, dos en un bar y dos en un banco. Lo jocoso viene en cuanto al móvil del crímen. Primeramente, porque la prensa no se pone de acuerdo y creo que llegan a medio inventarse las cosas. Los dos del bar eran ssus jefes, hasta ahí bien; pero el caso es que unos dicen que le iban a despedir, otros que hacía tiempo que no le pagaban el sueldo y otros que le habían dado un cheque sin fondos. Lo curioso es que todas pueden ser simultáneamente válidas, pero, de momento, no he oído/leído en ningún medio que hablen de las tres, sólo inciden en una. Respecto del banco, dicen que le iban a embargar el pìso, hasta ahí bien; lo jocoso viene cuando unos dicen que uno de los muertos era el director y otros que el subdirector de la sucursal.
A parte de esta calidad informativa que nos ofrecen nuestros queridos medios de desinformación, quería incidir en otro pequeño aspecto, relacionado también en parte. Ante la compasión que muchos pudiesen sentir ante el propio asesino, puteado por jefes y chupasangres bancarios (lo cual no justifica el asesinato, y menos de los empleados de sucursal, que no diría yo que son los grandes culpables del embargo) e identificados con una situación que no afecta a pocas familias precisamente, se han sacado, de la manga creo yo, el dato de que el asesino solía caminar por el barrio vestido de "sheriff", incidiendo en una faceta de poca cordura del autor del crimen y separando este caso del común; estaba loco, o al menos era un poco raro, por lo que su acto no es más que una reacción propia de alguien desequilibrado. Matan dos pájaros de un tiro: primero, que realmente no es tanto la situación económica del asesino, si no una tendencia de locura para cometer este tipo de actos; segundo, se evita que la gente, en una sociedad mediatizada, se sienta identificada con un acto individual que ofrece la posibilidad de ser imitado, problema que se plantea en el manga y anime "Ghost in the Shell". Por último, cabe otra reflexión: ¿por qué alguien se toma la justicia por su mano? Dos cosas: el sistema no funciona correctamente y las masas no hacen nada por cambiarlo; no hay más que un puñado de individuos que s eprestan a hacerlo, y sin otros apoyos, no queda otra que recurrir a soluciones drásticas. Estas cuatro muertes creo que son culpa de todos, especialmente del hombre-masa, por crudo que parezca.

lunes, 6 de diciembre de 2010

De la jocosidad entre AENA (y el gobierno) y los controladores

Escándalo. Miles de personas en tierra por una huelga encubierta (no tienen derecho a la huelga normal, pues tendrán que hacerlo de otro modo) de controladores aéreos este puente con el consiguiente caos. Los malos, cómo no, los controladores. ¿Por qué? Porque con su huelga (o más bien baja masiva) han impedido que miles de personas pudiesen volar, jodiéndoseles las vacaciones y/o otros planes. Pero, ¿culpa de ellos sólo? ¿Qué hay detrás? Nadie se preocupa por saber. Lo mismo que la Primera Guerra Mundial dicen que fue por el asesinato de Francisco Fernando o el motín de Esquilache porque les querían recortar las capas y prohibir llevar sombreros de ala ancha. Se miran sólo las causas inmediatas, olvidándose de las causas profundas, algo en lo que ya Tucídides había incidido para explicar la Guerra del Peloponeso. El problema de este puente tiene mucha miga detrás.
Primero es buscar la causa inmediata de la actuación de los controladores: un decretazo por el que sus condiciones laborales se ven bastante empeoradas, principalmente en lo que a horas de trabajo se refiere. Pero este decretazo no se entiende sin el gran problema de fondo y es la falta de controladores aéreos en éste país, que hace que en manos de unos pocos esté el desempeño de esta función, lo cual tiene dos consecuencias: la primera la exigencia de que los pocos que hay trabajen mucho y, por consiguiente, que el sueldo vaya parejo, aunque eso ya se atajó mediante una reducción previa hace unos meses. Un problema con dos culpables claros, y quizá alguno más cuya cabeza no sobresale tanto: AENA, que lleva varios años sin formar a nadie para este puesto de trabajo, y los propios controladores que lo han permitido a expensas de haberse llenado los bolsillos durante unos años hasta que ahora se han dado cuenta de la gravedad del asunto; claro, cuando ellos son los primeros afectados, ya que los señoritos de AENA, respaldados por el poder estatal, no van a ser los primeros perjudicados. Una "corruptela" (porque no lo es en el sentido estricto) en la que unos hacían mal y otros callaban, siendo culpables por tanto ambas partes, como en el conocido pasaje de "El lazarillo de Tormes":
Acaeció que, llegando a un lugar que llaman Almorox, al tiempo que cogían las uvas, un vendimiador le dio un racimo dellas en limosna.
Acordó de hacer un banquete, así por no poderlo llevar como por contentarme: que aquel día me había dado muchos rodillazos y golpes. Sentámonos en una valladar y dijo:
-Agora quiero yo usar contigo de una liberalidad,y es que ambos comamos deste racimo de uvas y que hayas de él tanta parte como yo. Partirlo hemos de esta manera: tú picarás una vez y yo otra, con tal que me prometas no tomar cada vez más de una uva.
Yo haré lo mismo hasta que lo acabemos, y de esta suerte no habrá engaño.
Hecho así el concierto, comenzamos; mas luego al segundo lance, el traidor mudó propósito, y comenzó a tomar de dos en dos, considerando que yo debería hacer lo mismo. Como vi que él quebraba la postura no me contenté ir a la par con él; más aún pasaba adelante: dos a dos y tres a tres y como podía las comía. Acabado el racimo, sostuvo un poco el escobajo en la mano, y, meneando la cabeza, dijo: -Lázaro: engañado me has. Juraré yo a Dios que has comido las uvas de tres a tres.
-No comí -dije yo-; mas, ¿por qué sospecháis eso?
Respondió el sagacísimo ciego:
-¿Sabes en qué veo que las comiste de tres a tres?
-En que comía yo dos a dos y callabas.

El caso es que papá estado ha sabido esconder su culpa durante mucho tiempo, dejando ser los malos de la película a los controladores aéreos. Pero AENA y papá estado tienen la misma o más culpa que un colectivo que ahora no hace otra cosa que revolverse contra su hacedor para no caer en la desgracia, algo mucho más comprensible que lo que los de arriba han estado haciendo. Y más si tenemos en cuenta que al gobierno no se le ha ocurrido otra que sacar a la luz el famoso decreto justpo antes del puente, con una muy probable pretensión de que, a sabiendas de la que se pudiese armar, no sólo iban a ser los controladores los grandes enemigos del pueblo, si no que papá estado actuaría con toda su maquinaria de represión para aparecer como gran salvador en la caótica situación. Ello sin tener en cuenta algunos factores que otros han señalado, como la gran cantidad de dinero que se ha quedado esos días sin salir de España, el gasto en alojamientos y medios de transporte alternativos como autobús o tren, y la no pérdida de dinero por parte de las aerolíneas, entre alguna que otra cosica.
En última instancia quería señalar si el modo de actuación de los controladores, la huelga encubierta, ha sido del todo correcto, ya que, por ejemplo, no sólo han fastidiado a mucha gente si no que su imagen se ha visto mucho más perjudicada de lo que ya estaba. Pero eso entraría en otro debate sobre los modos de hacer huelga, proque nos encontramos ante un sistema de servicios frente a un quizá obsoleto modelo de huelga eficaz en el ámbito productivo (sectores primario y secundario). Pero eso es un tema para otra entrada.

PD: Esta breve esquematización del asunto ha sido posible gracias a la lectura de ciertas posturas del bando silenciado, los controladores aéreos, quienes han tenido un apresencia en los medios de comunicación tradicionales (radio, prensa escrita y televisión) demasiado escasa, eliminándose por lo tanto una perspectiva crucial. Me han faltado analizar muchos factores, pecando quizá de simplista y esencialista, algo que en mi labor histórica siempre he temido y rehúyo. Dejo aquí algunas direcciones interesantes:
http://controladoresareosyotrashierbas.blogspot.com/2010/12/ver-si-nos-entendemos.html
http://blogs.uab.cat/lawsocial/2010/12/04/¿viernes-negro-y-iii-porque-los-controladores-aereos-lo-mismo-tienen-razon/
http://www.sotoencameros.net/2010/12/carta-de-un-controlador-aereo.html

miércoles, 1 de diciembre de 2010

De los grandes villanos

Los malos son siempre una pieza clave en una buena historia, pero en algunas ocasiones su carisma acaba por hacerlos casi tan importantes como los protagonistas. La verdad es que uno s epone a pensar y muchas veces recuerda con cariño algunas películas o series de televisión precisamente por los villanos, los que se encargaban de hacérselas pasar putas a los protas. Pensando en la infancia siempre me vienen a la mente Démona y Xanatos de "Gargoyles", Skar en "El rey León" o Jafar en "Aladdin", el Duende Verde de Spiderman (salvo en las horripilantes películas) o casi cualquier villano de Batman; de hecho, entre ellos se incluyen el que para mí es el mayor antagonista de todos los tiempos, el Joker, quien si ya siendo genial en la serie de animación y la interpretación de Jack Nicholson en la película de Tim Burton, gana fuerza leyendo los cómics y en la última versión cinematrográfica. También en videojuegos existe este hecho, siendo bastante ilustrativa la saga de Final Fantasy, especialmente si nos atenemos a la sexta y séptima entregas, en las que Kefka y Sephiroth inundan la trama. Ambos son personajes apasionantes y enormemente atrayentes, con un carisma que se iguala e incluso supera el de los protagonistas, que gozan también d emucha personalidad en ambos juegos. Es curioso en este caso comprobar cómo el primero, que pasa por ser el villano más cruel y sanguinario de la saga, cuenta con rasgos físicos y psíquicos que recuerdan bastante al Joker, y, de hecho, es su estridente risotada una de sus características más reseñables. Sin embargo les separan algunas características clave, como la contraposicióne entre un nihilismo/anarquismo del Joker frente a las ansias de lograr el poder absoluto de Kefka; ésto le acerca más a otro de los grandes villanos de la historia del cine, Darth Vader. De hecho, ambos son los generales más reputados al servicio de un emperador al inicio de la historia (la propia historia del Final Fantasy VI tiene paralelos con la de Star Wars, empezando por la existencia de un gran Imperio al que se opone una fuerza rebelde). En Darth Vader encontramos además un lado más humano al conocer los orígenes de su maldad (que por la coja interpretación de Hayden Christensen decepcionan un poco) e incluso su redención al final de la saga. Es en los orígenes del gran villano donde se esconde muchas veces gran parte del jugo de estos personajes, dándoles un aura mucho más humana y cercana al espectador, aunque en otras ocasiones sea el desconocimiento lo que les de un carácter misterioso también muy atrayente. En el relato de los orígenes es magistral el ejemplo de los villanos de Batman, volviendo sobre nuestros pasos: la larga gestación de Dos Caras relatada en "El Largo Halloween" o la historia escrita por el genial Allan Moore para el Joker, "La Broma asesina", son dos grandes ejemplos.
Los grandes villanos siempre quedarán en nuestro corazón, haciéndonos odiarles e incluso comprenderles en mayor o menor medida. Además, ¿quién no quiso ser alguna vez el malo?

lunes, 29 de noviembre de 2010

De los amigos de los protagonistas

En algunas ocasiones, ese personaje que está siempre junto al protagonista de una historia, acaba por eclipsar al que lleva la voz cantante. O bueno, en muchos casos debería ocurrir, aunque, desgraciadamente, a las veces éste se queda siempre en un segundo plano, esperando su momento de gloria que no llega.
Algunos conocidos casos son, por ejemplo, el de Ron en "Harry Potter" (al menos al principio de la saga, que es lo que conozco), Kain en Final Fantasy IV, Krilin en "Dragon Ball" (hasta que se enamora y deja pelo), Sam en "El Señor de los Anillos" o Josete en "Cuéntame". Estos dos últimos casos son bastante llamativos, el primero porque es curioso ver que, si ya en el libro, al menos personalmente, el gran Samsagaz Gamyi tiene mucho más carisma que Frodo, en la adaptación cinematográfica de la trilogía el personaje de Sam se come al pobre Frodo interpretado por Elijah Wood; el porque se da la circunstancia de que no sólo Josete llega a tener más carisma que Carlitos, si no que también ocurre los mismo con sus respetivos padres, Desi y Antoñito, aunque quizá en menor medida: Antoñito es también mucho Antoñito (aunque su personaje pierde fuelle sin llamar tontos a sus hijos y sin que don pablo le esté timando). Pero también ocurre aquí que Josete es precisamente ese pobre personaje al que los guionistas nunca han dejado eclosionar.
También están esos personajes principales que son tan sosos que cualquier otro personaje secundario se los come al instante, como es el caso de Final Fantasy VIII; tal vez los peores personajes de toda la saga, capitaneados por el insulso e Squall, que nada tiene que hacer ante el poco carisma del resto, resaltando a Zell, uno de los pocos que personalmente me cayó bien. Algo parecido, aunque con personajes de muy distinto nivel (al alza), ocurría en "Gargoyles", donde Goliath era a veces un poco sosete. Es curioso que en estos dos ejemplos sean precisamente los villanos los que más carisma acumulan frente a los buenos del relato. Y eso me lleva a pensar en los grandes villanos de la ficción, esos sin los cuales las grandes historias quedarían cojas. Pero dejaré eso para otra ocasión.

martes, 23 de noviembre de 2010

De coleguillas de una sola conversación

No suele ser muy común; es más, no creo que a demasiada gente le haya pasado varias veces, y menos en un lapso de tiempo tan corto como a mí. En escasas dos semanas me he echado tres coleguillas en el metro con los que he tenido sendas conversaciones amigables, casi como si fuesen conocidos de toda la vida. Un viejillo, una señora sudamericana y un yonki (o al menos lo parecía), y los tres en el metro. El primero me preguntó si había partido del Athletic y tal y acabé hablando de la libertad de opinión; la segunda de preguntarme si el se Santurtzi iba a Barakaldo a hablar de lo bien que está el metro y lo mierda que es el bus, y de lo penoso que es el transporte en Colombia (o Bolivia, no recuerdo bien); el tercero conversación jocosa en el andén esta tarde sobre los retrasos en el metro y cómo iban algunos llenos a lo japonés porque la gente era demasiado impaciente y no se daba cuenta que en 3 minutos llegaría otro casi vacío.
Anécdotas a parte de estas conversaciones en sí, uno se queda tras estos encuentros pensando en cómo puedes llegar a conectar en un momento con alguien que no conoces de nada mientras que con gente con la que tienes más relación cuesta mucho más entablar una conversación amena. Y piensa uno también que si no nos estaremos perdiendo mucho al no coger y ponernos a entablar una conversación con el tipo con camiseta de un grupo que me gusta que tengo al lado o con esa chica que ves casi todos los días y que te pica la curiosidad por conocerla.
Y escribiendo ésto, me acuerdo también de los días en los que he pensado en dedicar una entrada a, poniendo oído, las conversaciones ajenas hilarantes que uno puede escuchar. Recopilaré algunas y me pondré a teclear algún día. Será risas.

domingo, 21 de noviembre de 2010

Seguir creando polémica

Como comentaba en una anterior entrada, crear polémica es muy útil para aquellos que les interesa ocultar algo, pero también para hacerse famoso. Vale tener un espacio en televisión para decir cualquier cosa que hierva la sangre del populacho para que estés en la boca de todos. Da igual que sea para que te crucifiquen, hablan de ti. Es más, seguramente uno se pueda estar riendo de la patanería de la gente que presta tanta atención a cuatro cosas hirientes. Me quiero referir al caso concreto de Salvador Sostres, un personaje con perlas ultranacionalistas catalanas, neoconservadoras y defensoras a ultranza del capitalismo. Otras cosas a parte son su conversación sobre chabalitas jóvenes, a sabiendas que tras Dragó el entraría también en la polémica, o su artículo tras la muerte de Labordeta, que despertó las iras de muchos sin demasiadas razones, ya que, por decir, puede decir lo que quiera sobre el socialismo, los cantautores españoles y su vinculación ideológica o programas de televisión que según él conducen al atraso; no es más que una forma de provocar a cuatro garrulos que se toman a pecho estas cosas, como si fuese una afrenta personal, como si les hubiesen pegado una patada en los huevecillos. En mi humilde opinión, hay demasiados borregos que siguen el juego a gente que para ellos son unos gilipollas; gilipollas que, por cierto, se estarán riendo de ellos sentados en su sofá.

viernes, 12 de noviembre de 2010

Crear polémica

Ya lo dijo en su día Torbe: la mejor forma de darse a conocer es ser polémico. Y la polémica es precisamente un arma que últimamente ha visto incrementada su utilización en unos porcentajes bastante elevados a mi parecer; no daré porcentajes supuestamente exactos ni nada de eso, eso se lo dejo a los que van de eruditos y se los inventan para creer que así sus argumentos son más sólidos; bueno, lo peor de todo es que la gente se cree esos datos.
Pero la polémica no sirve sólo para darse a conocer, si no que también es un me´todo por el cual puede hacerse que, mientras se hable de ese asunto que parece traer de cabeza a la sociedad, temas más serios e importantes sean dejados de lado, logrando así ocultar por un tiempo algún turbio asunto. La polémica sirve, en definitiva, como un opiáceo para el pueblo, parafraseando en cierta medida la manida frase de Marx.
Ya se apuntó a ésto por ejemplo a colación del bombo dado al caso Gürtel, que servía para tapar los problemas del gobierno y dañar a la oposición. Ciertamente, puede ser un ejemplo, aunque no de tanta significación como otros que han sido pasados por alto, ya que el caso Gürtel es grave de por sí.
El primero de los ejemplos al que me refiero atañe a mi "querido" Silvio, un personaje que podríamos decir que tiene un proceso cíclico en su creación de polémicas: tras un tiempo sin aparecer, comienza a liarlas poco a poco para rematar con algo que deslumbe el resto y posteriormente desaparecer de nuevo del panorama informativo durante un tiempecito. Y el señor Berlus es polémico tanto en sus acciones políticas como en su vida privada. El problema es que lo segundo suele solapar a lo primero. Las polémicas creadas a partir de sus escarceos con menores (véase hace ya año y medio o su relación reciente con una marroquí) y sus fiestas bacanálicas con velinas a cascoporro son una perfecta pantalla para que su labor como dirigente político de Italia no sea tan criticada. Y lo peor de todo es que esas pequeñas gilipolleces dispersan la atención sobre algo fundamental. Señores, critiquen su gobierno, no su vida privada, que, por otra parte, no parece que sea algo excesivamente reprobable.
Otro ejemplo se da en la medida de los apellidos tomada recientemente en España. Una medida que no cambia sustancialmente la situación ya existente, pero a la que se le ha dado una importancia exagerada. El apellido de la mujer ya podía ir por delante. Ahora debe haber mutuo acuerdo etc... pero, ¿no existía ya eso? ¿Acaso no se iban a poner de acuerdo en ello una pareja? Muy triste tendría que ser que no fuese así. Al final la nueva medida no ha hecho más que tapar los problemas de igualdad realmente existentes, y no ésta chorradita.
Iba a hablar también de la nueva polémica de la RAE. Sin embargo, aquí tengo mis dudas de si es por crear polémica en sí u otra causa. Porque vamos, no sé en qué cabeza filológica cabe que una palabra con dos sílabas separadas por un hiato ahora se convierta por arte de biribirloque en monosílabo unido por diptongo, que sería algo propio de un acento concreto y no de la lengua en sí. O estos señores se han vuelto tarumbas o quieren que se hable de ellos. O eso me parece a mí.

domingo, 7 de noviembre de 2010

El Fanzine Zocalo (sin tilde)

Ayer al mediodía, como buenos aprendices de la filosofía arraigada en este país y sobre todo en el sector más viejuno de la población, el señor Argala y yo nos presentamos en el Gazte Bulegoa de Barakaldo para disfrutar de un rico y nutritivo lunch a base de canapés, pintxos y croquetas, además de refrescos, con y sin gas, con y sin alcohol. Pero los luches no son así por así, tienen una razón de ser, y esta vez fue por la celebración del 15 Aniversario de un Fanzine barakaldés, Zocalo, basado en tiras cómicas de humor. La charla y el ambiente estuvo entretenido, y nos dio a conocer una creación cultural bastante interesante. Además regalaban el número especial del aniversario y tuve la suerte de que en el sorteo me tocase la camiseta de Zocalo, así que salí de allí bastante contento. Además como ante las sugerencias en coña de que me probase la camiseta acepté y exhibí mis lorzas, tuve la ocasión de ser tildado por enésima vez de "bizarro".
Y como nos regalaron el número especial, pues he aprovechado para irlo leyendo, y decir que es bastante bueno. Humor irónico y absurdo a partes iguales sería tal vez la etiqueta más adecuada para calificar el tono de estas historietas de comic. Cuentan además con la colaboración de algunas conocidad figuras del entorno del Gran Bilbao, como Natxo Allende, más conocido como Torbe, a quien realizan una entrevista, o el Señor Verde, líder de los ya desaparecidos Reserva Dos (actualmente en Mapamundis, organizadores del "Zuritero Eguna") y que anduvo también por el Gaztegune.
Os dejo con la web del Fanzine:
http://zocalofanzine.com/

domingo, 31 de octubre de 2010

De lolitas y efebófilos

Vuelvo a la carga, y a ver si vuelvo a escribir más regularmente, para comentar unas cuantas cosas en torno a las declaraciones de Dragó y sus detractores.
Comencemos, cómo no, por el principio. Dragó confesaba en su último libro, "Dios los cría... y ellos hablan de sexo, drogas, España, corrupción..." que había mantenido en los 60 un romance con dos japonesitas de 13 años, jactándose de que podía contarlo porque el delito había ya proscrito. Ante las críticas a estas declaraciones, Dragó se "defendió" (sí, entre comillas), sin tener por qué hacerlo, alegando que realmente no tendrían esa edad, ya que los japoneses en general parecen ser más jovenes etc... También hizo algunas definiciones de las chavalitas, en las que no me voy a meter porque no vienen del todo al caso, pero sólo decir que, jocosamente, me parecen acertadas, aunque algunos términos no son adecuados.
El caso es que se ha despertado la polémica, que era lo que justamente el propio Dragó quería: contar una anécdota, creo que inventada (ya le hubiese gustado a él) para poner de relieve un tema moral candente. La edad de consentimiento en España está en los 13 años, pero la moral imperante ve como una aberración una relación sexual (y ni siquiera sin llegar a eso) de un adulto con alguien de esa edad.
Y he ahí el debate: ¿es correcta la edad de consentimiento? ¿Es reprobable lo que Dragó supuestamente hizo?
Mi respuestas son sí y no, respectivamente. ¿Por qué? Porque a esa edad, en términos generales, se está pasando o se ha pasado ya la pubertad, principalmente en las mujeres (precisamente las que más en contra están, por lo que veo), y con la educación sexual que a esa edad ya tienen los chavalillos deberían ser ya conscientes de lo que entraña el "problema" planteado. He oído hablar (o más bien leído) de protección a estos menores... el problema no radica en tener que protegerles legalmente, si no en educarles adecuadamente, de manera que ellos puedan decidir libremente. Porque hablamos de consentimiento, no de violación, que parece que hay gente que no sabe distinguir.
Otro punto en el que me gustaría incidir es en la terminología utilizada. Se está tildando al susodicho Dragó de pedófilo, cuando el término correcto es efebófilo. Pedofilia, como su etimología indica, está referida a los niños, mientras que para los adolescentes el término exacto es efebofilia. Lo gracioso es ver cómo la propia RAE incurre en este error de confundir una cosa con otra.
En última instancia estamos hablando de un debate moral. Piden la subida de la edad de consentimiento sin pararse a pensar que una cosa son las leyes y otra tus postulados morales. Las leyes están (o más bien deberían estar) para garantizar el respeto a las libertades, no como algo ajustado a normas morales impuestas. La ley puede permitir algo que no dañe la libertad de nadie, pero con lo que uno pueda estar moralmente en contra, como es este caso o el del aborto, por poner otro ejemplo.
En fin, un debate en el que hay demasiada hipocresía y falta de conocimiento de por medio.

martes, 15 de junio de 2010

Del glamour, la elegancia y demás patochadas

En la vida hay que ser cool, o por lo menos aparentar serlo. Da igual tu estatus o rango, en ciertas ocasiones tienes que deformar la realidad mediante un boato que la enmascare, haciéndola más bonita y agradable, sin mayor finalidad que demostrar a los demás algo que no eres. Llevaré a la boda de mi prima la coja un vestido de la rehostia para que el resto de la familia se quede atónito ante mi porte. Señores, uno es en sí mismo elegante o no. Cada vez me gustan menos los dichos populares, bastante conservadores en su mayoría, pero aquel de "Aunque la mona se vista de seda, mona se queda" me parece muy correcto. Es más, la mona vestida de seda muchas veces parece todavía más mona, no en su aspecto en sí, si no en su inútil intento de parecer lo que no es. Pero claro, la realidad trágica nos hace demasiado daño y tenemos que huir de ella. Tenemos que pintarnos de rosa aunque realmente seamos mierda. Y lo peor de todo es que encima el glamour es uno de los negocios más lucrativos, por el cual encima te quieren hacer pasar. Y eso es lo que no soporto. Tu harás lo que te de la prostituta gana, pero no me obligues a mí a ir también disfrazado; si quiero ir disfrazado ya lo haré yo a mi manera, y si quiero ir a la boda de mi prima la coja en chándal de Mike, ¿por qué no puedo? ¿No es acaso lo importante mi propia presencia allí? Pero la música seguirá sonando, dulces escalas ideales en las que no habrá lugar para la fuerza de la voluntad.

sábado, 12 de junio de 2010

Del comer poco y gastar mucho

Para todo hay una primera vez en la vida, y esta es mi primera vez como crítico gastronómico, y precisamente para criticar duramente. Ayer tuvimos la "Cena de Licenciatura" en el hotel Ercilla (donde acabamos yendo tras una larga historia que no hay tiempo ni ganas de explicar ahora) y he de decir que si mis expectativas no eran muy halagüeñas, la realidad ha sido mucho peor. Me he sentido estafado: 61€ por esa cena es un auténtico robo; me los tendría que haber guardado para gastármelos de una forma mejor, de putas por ejemplo. Pero analicemos primero el menú para criticarlo.
Primeramente unos entremeses a base de embutido, de bastante caliad y no mal de cantidad. Tras el embutido, llega el primer y más gordo chasco, los fritos. Gambas a la gabardina, buñuelos de bacalao, hojaldre de chistorra y croquetas, solamente dos por cabeza y de tamaño minúsculo. Llamarle a eso croquetas me ha parecido un despropósito, y además su calidad no era gran cosa; estoy casi seguro que eran congeladas, y proclamo que yo, que tengo todavía una cuenta pendiente con la elaboración croquetil, supero con creces esas croquetas. Y una crítica similar puedo realizar a los otros fritos, salvo que yo nunca los he tratado de realizar.
El tercer plato era la ensalada de escarola con boletus y vinagreta de jamón, aunque más que vinagreta era vinagre sin más, y muy fuerte. Esto es ya más subjetivo, ya que es cierto que el fuerte sabor del vinagre no es demasiado de mi agrado. Una crítica más objetiva es la del boletus, que estaba soso, y la escarola, servida con el tallo, que creo que no se come (aunque igual sí, no lo sé). Añadir que la cantidad es también escasa, eso si, servida de forma muy bonita y tal (nos encontramos con esa pretensión de la cocina "de lujo" de envolver la realidad con una bonita máscara). A continuación los medallones de buey (cuatro) con salsa, un poquitín d epuré de patata y un pimiento. El puré de patata era de sobre, o al menos es el más cercano que he probado al puré de patata de sobre que comí en Bolonia cuando Istvan (mi compañero húngaro) lo había comprado y le sobró una noche y me lo dió. Los medallones de buey hay que decir que estaban deliciosos, aunque de nuevo fallamos en la cantidad. Por último el postre, una bola de helado y un hojaldre, bastante rico pero nada excepcional. A todo ello le acompañaba la bebida (el vino tinto estaba bastante bueno, el blanco no tanto) que te rellenaban los camareros nada más descendía el contenido de la mitad de la copa (el glamour de tener a un tipo medio de esclavo echándote vino cada dos por tres frente a lo bonito que es irte llenando tú la copa cuando te dé la gana...) y una copita de cava al final, además del café. La pregunta es: ¿valen 61€ eso? Yo diría que lo que nos han cobrado es el boato del lugar (que tampoco es tal, he estado en sitios mucho más elegantes a su manera) y la pesada servidumbre. Pero eso no cuesta ni un cuarto, y el menú ni un sexto del precio total. Por ello, como ya he dicho, me siento estafado. Y me siento estafado sobre todo porque, pese a que ya me prefiguraba algo así, confiaba en que la cosa iba a ser menos grotesca. Y menos mal que la cantidad de vino pimplada amortizó cierto porcentaje de la inversión.

martes, 18 de mayo de 2010

Examen de 24 horas

Tras haber tenido nuevas experiencias de examen el año pasado en Bolonia, con sus exámenes orales a veces interminables por las largas esperas para realizarlos, el último año de carrera tocaba enfrentarse a algo nuevo: un examen de 24 horas. Este examen debe ser típico en otros lugares de Europa, por ejemplo Suecia, llamándose take home exam, o eso al menos me ha dicho una compañera. La prueba consiste en ir a la hora del examen y el profesor te da una pregunta extensa para desarrollarla durante todo el día, teniendo que entregar el examen escrito justo a la misma hora del día siguiente. Para ello, tienes la oportunidad de apoyarte en apuntes y bibliografía, lo cual facilita el examen; pero claro, la importancia del mismo está en la capacidad de relacionar conceptos y exponerlos con claridad, sintetizando en la medida de lo posible, especialmente en un examen, como era el caso, de Historia de la Filosofía. La verdad es que ha sido menos duro de lo que pensaba, y he tenido tiempo de descansar y plantear todo bien; incluso hacia el final, cuando iba prácticamente a contrarreloj, me ha sobrado casi una hora. La experiencia me ha gustado y ha sido fructífera, la verdad. Esperemos que la nota lo sea también.

miércoles, 12 de mayo de 2010

El comienzo del final

Hoy ha sido el último día de clase de mi carrera. Parece mentira, pero ya no queda nada para terminar, para ser un licenciado en Historia; uno de esos momentos que había deseado siempre, pero que cuando llega, uno siente nostalgia; tal vez porque sea el cierre de una importante etapa de mi vida; no voy decir que sea la más importante, porque quizá no sea así, pero sí en la que más conciente he sido de mis mi avance personal y en la que más he disfrutado. Por eso, a diferencia de cuando terminé bachillerato, el cual tuve unas ganas terribles por finalizar con grandes esperanzas cara al futuro, terminar estos años me da bastante pena; o bueno, quizá sea nostalgia. Nostalgia, un sentimiento al que me he tendio que adaptar muy rápido en los últimos años.
Se quedan atrás grandes profesores y grandes compañeros, aunque también alguna piedra en ambos sectores que le da un color diferente, y más entretenido si cabe. Cuatro años en los que he aprendido a sonreir, a irme encontrando realmente a mí mismo y a ir conociendo un poco mejor dónde estoy. Recuerdos que forman ya parte de mí, mi yo más cercano. Recuerdos que dentro de unos años harán que esboce demasiadas sonrisas y eche algunas carcajadas, como un profesor que en su última clase nos ha contado parte de su vida académica.
Pero toca mirar hacia adelante, al futuro incierto. Falta todavía cerrar esta etapa y abrir la siguiente puerta, saltando a lo desconocido... lo misterioso y dulce desconocido.

jueves, 29 de abril de 2010

ETA da sus últimos coletazos

Esta mañana estaba un compañero de clase ojeando la prensa gratuita y he visto el titular "Patxi López: ETA está en sus últimos momentos". Se me ha olvidado al final llevarme el periódico para escanear la noticia, pero la he buscado en los medios digitales: http://www.abc.es/agencias/noticia.asp?noticia=361992
Bueno, mi pregunta es... ¿cuánto tiempo llevan diciendo eso? Creo que llevo toda mi vida escuchándolo. ¿No se cansan de repetir siempre lo mismo, siempre la misma mentira? Pero claro, es lo que la gente quiere oir. Los políticos se llenan la boca con mensajes de calma y paz, pero su contenido real es nulo. Pero en el caso de ETA la cosa tiene más gracia, porque no sé yo si este tipo de declaraciones acaban por tener un efecto contraproducente, como una provocación.
Otro asunto que me hace gracia son esas épocas en las que cae la cúpula de la banda terrorista tres veces en un mes, si no son más. Una de dos (o de tres): o los de la cúpula son peleles ahí puestos, o a cualquiera que pillan ya le identifican como "de la cúpula" o directamente se los inventan. Trato de dar una imagen un poco istriónica del asunto, que no deja de hacerme gracia.
Pero, sin duda, lo que más gracia me hace es ver cómo los terroristas realemente triunfan, a pesar de que la sociedad lo niegue. Su objetivo es crear terror, y lo hacen. Punto pelota. Terror bastante irrisorio por otra parte, cuando oyes la de "¿y no tienes miedo de vivir en el País Vasco?" La verdad es que me daría más miedo abrir la boca siendo murciano y que se me note que como 5 pollas al día. Al menos eso lo escuchas cada vez menos, aunque siempre hay alguna pijitonta fan de Intereconomía que cree eso y se le ocurren decir cosas como "Yo estuve en San Sebastián y tenía miedo de decir que era de Madrid". Una lectora de este blog puede dar fe de haber oído esa grandiosa frase, ¿verdad Estefanía?.
Pero seguiremos oyendo que ETA da sus últimos coletazos; si total, algún día acertarán, y quizá dentro de 20 años, un Pericles a lo cutrísimo (ya son cutres ahora...) nos vendrá con esas y acabará diciendo "¿Veis? Dije que ETA estaba en las últimas".
Por cierto, ¿quién da los coletazos? ¿La serpiente?

jueves, 22 de abril de 2010

Se ríen de nosotros

Bueno, de mí no, o al menos no dejo que lo hagan. Me refiero a Jorge Javier Vázquez y su cuadrilla de "Sálvame". Lejos de denostarles porque hacen lo que hacen, de llamarles subnormales, haré todo lo contrario; les aplaudiré. El "neorrealismo televisivo", como le llaman ellos, no es más que la manifestación más jocosa de esta sociedad. ¿Quéreis mierda? Tomad dos tazas. Hacen mierda y no lo niegan; es más, se jactan de ello. ¿Por qué? Porque el público lo demanda, y con ello no hacen otra cosa que reírse de media España a su puta cara. Lo más gracioso es que esa media España se cree que es al revés, ellos se ríen de lo que estos personajes hacen. La sociedad está podrida y alienada, y este tipo de programas es signo de ello. Y se la gente se merece que se burlen de ella; si, porque la gente es gilipollas, y eso lo dice un zoquete de tres pares de cojones. Un viva por "Sálvame".

martes, 20 de abril de 2010

Hola chata, ¿cómo estás?

Ha pasado mucha gente por mi vida, gente que me caló hondo en su momento y de la cual ahora sólo queda su recuerdo. ¿Qué será de ellos? Es lo que uno se pregunta cuando piensa en los viejos momentos y esboza una sonrisa. A veces parece increíble que una persona con la que pudiste compartir grandes emociones se haya quedado atrás en tu vida. Pero "el tiempo no es rival ni la distancia inmensidad" si nos lo proponemos, aunque sean duros rivales. Por ello no puedo pensar otra cosa que realmente la culpa es nuestra por no haber sabido mantener un leve contacto. Y el temor a que, como humanos que somos, tropezamos cien veces con la misma piedra, vuelva a ocurrir con otras tantas personas. Sad but true.
Pero nunca es demasiado tarde para retomar el contacto, o al menos intentarlo, y preguntar "Hola chata, ¿cómo estás?". Bueno, no lo es si la señora de la guadaña no ha hecho de las suyas.



PD: Buscando la canción, al principio en Youtube, me he enterado que el señor austríaco bajito y con bigote que tenía el brazo muelle y muy mala hostia nació un 20 de abril. Fíjate tú qué cosas.

miércoles, 14 de abril de 2010

Miedo

El miedo, dicen los psicólogos, no es más que, en un principio, un mecanismo de defensa. Cuando algo parece peligroso tenemos miedo de ello porque nuestra conciencia nos dice que puede causarnos mal. Hay muchas clases de miedos, algunos de los cuales son inconscientes (o subconscientes) y de los cuales no nos damos cuenta de ellos hasta que se manifiestan en momentos dados, convirtiéndose a veces en patológicos. Bueno, más o menos es lo que, sin tener ni pajolera del tema, creo saber. Cualquiera puede rebatirme en lo dicho anteriormente y no tener argumentos propios con que contrarrestar. Pero partiendo de esta frágil base, quiero explicar unos puntos de vista. Si, con dos cojones.
Veamos: esos miedos inconscientes o subconscientes (o ni uno ni lo otro) son los que parecen por acabar siendo patológicos, cuando, a mi parecer, son quizá los más naturales, presentes en nuestro Yo verdaderamente, y no como el resto, formados por simples ideas (aunque quizá sea eso lo que lo haga patológico, pero bueno). Los miedos absurdos y enfermizos si que son, a mi parecer, los que tenemos por ideas preconcebidas, siendo miedos racionales. La gente que tiene miedo al avión porque ha habido algún accidente reciente con muchas víctimas y se ha formado una idea simple de que viajar en avión es peligroso podría ser un ejemplo. Se es consciente d epor qué se tiene miedo y aun así se tiene miedo, porque uno es un débil e imbécil que no sabe superar esa soplapollez de miedo. Tal vez (y seguramente) simplifique demasiado, pero creo que más o menos se me pilla por dónde voy.
Pues bueno, ahora me toca hablar de uno de esos miedos. Y es que tener miedo a una verdadera gilipollez (que encima podría tener consecuencias beneficiosas) después de haber hecho un sinfín de cosas peligrosas, vergonzosas, disparatadas y ridículas sin haber tenido miedo a las consecuencias le lastra a uno. Y no es la primera vez que pasa. Y ya estoy hasta los huevos de mí mismo. Porque quiero hacerlo, pero no me atrevo. Porque, más que nunca, no me siento libre, y, lo peor de todo es que el que me estoy quitando libertad soy yo mismo. Yo, que protesto porque veo coartada mi libertad por el peso de la sociedad sobre el individuo, me encuentro con el problema dentro de mí. Más que nunca podría considerarme un hipócrita. Bueno, al menos lo reconozco, y reconocerlo es el primer paso.

domingo, 11 de abril de 2010

El fútbol es el opio del pueblo

Así de rotundo. Al menos lo es desde mi punto de vista.
Hacía tiempo que tenía ganas de escribir esta entrada, y aprovecho la coyuntura del maldito (sobre todo la maldita propaganda que le dan al dichoso partido) Madrid-Barça para hacerlo.
Alienante, tal vez más incluso que la religión. Nada más ridículo que ver a esa gente que sigue ardorosamente a su equipo, poniendo todas sus pasiones en algo totalmente ajeno a él. Totalmente hilarante el lenguaje empleado al referirse al resultado de un partido: "Hemos ganado". ¿Habéis ganado qué? En todo caso habrán ganado los 11 (mas cambios) jugadores que hayan jugado, pudiendo contar incluso a los que no han jugado ese partido; el entrenador y cuerpo técnico, que han aportado algo; incluso el presidente si me apuras mucho, o los familiares y amigos de los jugadores, orgullosos de su querido Casillas. Pero, ¿la afición? La afición sólo se desvive de una manera inútil, quizá para aliviar el dolor causado por una triste vida, evadirse de la realidad refugiándose en una máscar a de engaño a uno mismo. Lo más gracioso de todo es cuando pierden y se ponen a llorar y a quejarse. Tío, que a ti no te involucra en nada. ¿Repercute algo en tu vida que tu equipo gane o deje de ganar? ¿Hay implícito siquiera algún esfuerzo propio en esa victoria?
Y ahora llego al punto central del asunto. El aficionismo a uno u otro equipo no enriquece, si no que denosta al deporte. Enmascara el espectáculo deportivo, disfrutable como tal, con el seguimiento de un equipo concreto. Hay gente que no ve un partido de fútbol, si no a un determinado equipo jugando. No les gusta el fútbol, si nos eguir a su equipo, vete a saber por qué. Aunque hay que reconocer que hay de todo en la viña de Alá.
El tema es que el fútbol está así montado, como un instrumento de alienación. Deportes que me parecen bastante más entretenidos los hay por doquier, sin tenerse que ir muy lejos, contando mismamente con el fútbol-sala. Pero claro, para un partido de fútbol-sala no puedes, en un principio, meter a tanta gente en un estadio para verlo, quitando mucho negocio que ello implica. De ahí saltamos al resto del asunto económico: un negocio que para ser rentable necesita d euna publicidad impresionante para que, primeramente, llene estadios; después de eso, viene la propagación televisiva; y así hasta llegar a la venta de camisetas, anuncios de Beckham (me caía, no sé por qué, más simpático que CR9) o las cañas que se toma la gente en el bar viendo los partidos. Pero todo eso podía hacerse simplemente promoviendo el deporte en sí. Pero no, tirando del hilo de la cometa, y enlazando con los "sentimientos" nacionalistas (nótense las comillas, ejem, ejem) se ha de ir aduciendo a razones "pasionales" para que la gente realmente se sienta identificada con este deporte. Del equipo d etu ciudad se pasa al de tu región o al de la más próxima... hasta que al final, como en todo (y sobre todo en política), la estupidez acaba por llevar al maniqueísmo: Barça vs. Madrid. Puedes ser de cualquier otro equipo, pero al final te acabas identificando con uno de estos dos en sus enfrentamientos. Y siguiendo las migas de pan, acabamos por ver que encima este enfrentamiento está muchas veces politizado: el Madrid como el equipo fascistoide del generalísimo o el Barça como símbolo de los nacionalismos separatistas etc... Y podría seguir escribiendo, abriendo caminos en el discurso. ¿Por qué no hablar de la mezcla entre deporte y nacionalismo? Acojonado me quedé hace dos años en Madrid cuando la selección española ganó la Eurocopa. Sin embargo, creo que la idea base ha quedado clara. O eso he tratado de hacer con mi, consciente soy de ello, farragoso discurso. En fin, yo, si acaso, apoyaré al peor equipo que ha pasado por el Fútbol-Sala vizcaíno; hablo, por supuesto, del Txikiteros D.F. Y porque son mis amigos...

viernes, 9 de abril de 2010

Animoso y beligerante

Vuelvo de vacaciones con una sonrisa en la boca porque han sido bien aprovechadas: un poco de curro por aquí, varios reencuentros por allá, conocer nuevos sitios acuyá. También ha habido tiempo para la reflexión personal y me voy dando cuenta de que, a pesar de los pesares, las cosas me van bastante bien; bastante mejor al menos que hace un par de años. A pesar de ciertos momentos de bajón, me siento bastante optimista, cosa que no podría decir hace tiempo. Comencé a sentirme mejor desde la entrada en la Universidad primero y gracias a los Txikiteros después, pero ha sido el año en Bolonia el que ha marcado mi animosidad definitiva. Parece que no, pero he ido cambiando. De mi existencialismo y misantropía he pasado... bueno, a lo mismo, pero con un carácter mucho más positivo. De odiar a todos he pasado a odiar a menos y de cagarme en todo he pasado a burlarme y darle rienda al hijoputismo que llevo dentro de forma muy jocosa. Animoso, con una sonrisa en la boca, y beligerante, con ganas de pelear contra adversidades y dar leña al mono. Aunque todavía me queda pelear contra mí mismo, qué ironía.

jueves, 25 de marzo de 2010

Vuelta a la carga

Cualquiera que entrase en este blog y viese la última entrada escrita hasta ahora, se podría pensar que desaparecí tragado por las arenas del desierto egipcio. Nada más lejos de la realidad, ya que no sólo salí de allí vivito y coleando, a pesar del atosigamiento regateador al que fui sometido (esto da para una entrada de las buenas). Lo que ha pasado es que se disiparon las ganas de seguir escribiendo en el blog y he estado casi dos meses sin hacerlo a consecuencia de ello. Dos meses bastante moviditos, una verdadera carrera de obstáculos con aventuras y desventuras de las que a mí me gustan. Y todo para aparentemente llegar al mismo punto de siempre; pero llevo sobre mis espaldas nuevas experiencias que van enriqueciéndole a uno. Cada día estoy más convencido de que el Caos es lo natural, y no ese Orden aparente que lo enmascara. Todo es Caos y debe ser Caos, debiéndonos adaptar a él para evolucionar. Negar la vida o seguir adelante. Cada vez se va tomando más forma ese chiste en el que todos acabamos por convertirnos, con cierto aire a humor negro. Es la hora de tomar las riendas y navegar en el azaroso Caos hacia mi propio rumbo. A ver si aprendo de una vez la lección que ya va siendo hora, leñe.
Procuraré escribir de vez en cuando ocurrencias varias por aquí, y dar la brasa a aquel que quiera acercarse a mirar un poco. Cada día es un Big-Bang.

lunes, 1 de febrero de 2010

Rumbo a Egipto

Echaba de menos viajar como lo hice el año pasado y por fin llega la hora de echarse a los cielos y salir por vez primera de la vieja Europa para aterrizar en la aún más vieja África. Tierra de faraones y obras faraónicas, desde las pirámides antigüas hasta la presa de Asuán. A mi vuelta contaré un poco cómo ha ido la cosa por allí, rememorando un poco las crónicas de viajes de mi blog boloñés. De momento sólo quería ir dando un poco de envidia a aquellos que se quedan por aquí, además pasando frío.

sábado, 30 de enero de 2010

Decir adiós

Una de las cosas que más cuesta en la vida es decir adiós a alguien con quien has compartido grandes momentos y has acabado cogiendo cariño y que no vas a volver a ver en mucho tiempo (o quizá jamás). De unos años a esta parte he tenido que decir muchas veces adiós, quizá demasiadas. Lo peor de todo ha sido que esas despedidas iban cargadas muchas veces con un "ya nos veremos", que al final cayó en saco roto. Con otras personas, en cambio, sí que se ha seguido manteniendo el contacto en mayor o menor medida, especialmente con aquellas con las que se creó un vínculo especial. El tiempo y la distancia son un gran problema para el contacto con otras personas, ya que a pesar de los avances de las comunicaciones y sobre todo Internet, el no ver a una cierta persona hace que progresivamente se pierda el contacto por Messenger o Facebook. Sólo cuando ha habido una relación más fuerte este contacto permanece, aunque sea sólo para hablar de tanto en tanto y verse las caras una vez al año. El tiempo no es rival ni la distancia inmensidad, como decía un amigo mío en una de sus letras, precisamente una de las personas que tras 5 años aún seguimos sabiendo el uno del otro.
Yo, por mi aprte, prefiero decir siempre "Hasta luego" antes que "Adiós", como ayer a nuestros queridos checos, que no se pierda nunca la esperanza del reencuentro.

jueves, 21 de enero de 2010

El Corte Inglés sin escaleras

En época de exámenes te encuentras a veces con que tienes bastante más tiempo libre que durante el resto del año, y más si has tenido que estar dándole duro a trabajos varios y lo que queda para exámenes es, casi, una minucia. Este tiempo libre permite reencontrate con ciertos acontecimientos, como el baratillo de los jueves en Barakaldo. Animado por el señor Hortaliza, que también gusta de lo frikizarro, damos una vuelta por allí. Recuerdo que en su día añoraba este ambiente cuando visitaba el mercado de la Montagnola en Bolonia, y al revivirlo uno se siente hasta feliz. Míticas frases como "¡Niña, bragas a un euro!", "¡Paragüas a 3€, 6€ si llueve!", "¡Compren un paragüas, que miren la que va a caer!", o la gran "Vengan todas, que esto es como las rebajas de El Corte Inglés pero sin escaleras!" te alegran el día. Mítica también la ropa de imitación descarada, en la que pone Mike o Bike, por ejemplo. Grande el ambiente de señoras que discuten y regatean con los gitanos (cuan grupo de Facebook). Pero lo que desconocía hasta ahora era el mejor puesto de todos los tiempos: 2 cosas, 1€. Dos cosas cualesquiera de las que ellos tenían allí: libros, peluches, vídeos, utensilios de cocina... Todo clocado de forma caótica, instándote a buscar entre el amasijo de objetos algo que sea digno de compra. Realmente poca cosa hay a no ser que te topes con algo especialmente raro: un tomo de enciclopedia del año 67, el segundo tomo de "Enfermedades del hígado", un cuaderno ya escrito en algunas páginas por vete tú a saber quién... Y hablando de "vete tu a saber quién", vete tu a saber de dónde coño han sacado todo eso. Porque la gente puede decir "por suepuesto que robado", pero yo lo dudo. ¿Se van a complicar la vida los gitanos en robar cosas de esas? La proveniencia de algunas cosas está clara: cosas que regalan con el periódico, lo cual podría indicar además que a los gitanos les gusta estar informados, o al menos a algunos de ellos; los peluches, fácilmente aquellos de su infancia más tierna... ¿pero algunos de los libros? ¿Qué hacían con el segundo tomo de "Enfermedades del hígado" de Leon Schiff? Misterio gitano.

viernes, 15 de enero de 2010

Fútbol Indoor

Es sabido por todos que el fútbol no despierta pasiones en mí, e incluso me provoca sarpullidos el ver a la gente aborregada tras un equipo que no aporta nada a sus vidas y sienten como suyo. Pero el redescubrimiento del fútbol-sala a través del equipo formado por mis amigos me ha animado más a quitarme el velo ideológico y disfrutar de lo deportivo como espectáculo. El fútbol 11, aun así, sigue sin gustarme, pareciéndome por lo general bastante aburrido; deportes de equipo como el baloncesto, el hockey patines o el propio fútbol-sala siempre me han parecido mucho más dinámicos y entrenetenidos, pero no tan diseñados para la masificación como el fútbol 11. Sin embargo no quería hacer una disquisición profunda al respecto en este momento, sino que quería habalr del Fútbol indoor. Podríamos resumir que se basa en equipos de jugadores ya retirados del fútbol 11 jugando en un campo pequeño, similar al de fútbol-sala, pero sin bandas, estando el campo rodeado por vallas opacas que permiten el rebote del balón y no paran tanto el juego como si hubiese saques de banda y de portería. Había oído a mis amigos hablar de ello, y me pareció interesante, y con la ocasión de un partido del Athletic - Real Madrid en el polideportivo de La Casilla en Bilbao he podido disfrutar de esta modalidad bastante atractiva. Además la entrada es gratuita, lo que es un aliciente para ir a disfrutar de uno de estos partidos y pasar una tarde diferente. Y, por si no fuese poco, puedes incluso ser increpado por un jugador famoso, xD (Pregunten si quieren conocer la historia...)

domingo, 10 de enero de 2010

La sombra del engaño

A colación de un e-mail que me mandó Daniel Blanco García que a su vez le habían enviado a él con un enlace a un artículo llamado "El pobre Tartaglia". A uno le da que pensar, y cuando se topa con videos como los siguientes, aún más:





La verdad es que estos vídeos plantean una serie de hipótesis en base a unas pruebas no concluyentes pero que arrojan luz sobre algunas cosas ciertamente extrañas en la agresión. Puede parecer increíble que Berlusconi sea capaz de montar esa farsa. Pero a mí no me extrañaría que lo hubiese hecho. En un año crítico para su carrera política, el atentado le ha devuelto cierta popularidad, además de brindarle la oportunidad de hacer declaraciones tan estrafalarias como la de "El amor vence sobre todo, no sólo sobre el odio, que hace violentas contra el adversario político a las mentes más débiles". Sorprendente es además que a su reaparición no se note ningún resto de la agresión, su cara de plástico sigue igual que siempre.
Esto me da que pensar sobre un debate que sacó a la luz un amigo en su blog sobre la mentira. No nos podemos fiar d etodo lo que nos dicen, y las sombras del engaño parecen más alargadas. Y más diría yo allí en Italia, donde il Cavaliere controla la mayor parte de los medios de comunicación.
Mi escepticismo aumenta por momentos.

miércoles, 6 de enero de 2010

¡Rueda, fortuna!

¿En cuánta medida el azar es dueño de nuestras vidas? El sólo pensar en todo lo que ha tenido que ocurrir para que aquí y ahora sean precisamente "aquí y ahora", da escalofríos. Saber que cada uno de nosotros es fruto de la casualidad de que nuestros progenitores decidiesen compartir archivos en un momento en el que coincidiesen las dos partes que formarían nuestro ser, tras una mastodóntica carrera en la que participaba millones, da que pensar. Y más si nos retrotraemos a las innumerables circunstancias que les precedieron, topándonos con que la propia existencia del Ser Humano sea azarosa y la del Universo más aún.
No hace falta que nos toque la lotería ni la figurita en vez del haba en el roscón de reyes para ser afortunados. por el mero hecho de existir ya lo somos. Ahora es cuando tenemos que tomar el timón de nuestras vidas y llevar el barco a donde queramos. Eso sí, los vientos y mareas, nos tratarán de empujar a uno u otro lado. Se nos presentan situaciones imprevistas a las que hacer frente o de las que favorecernos. Sin ese componente de fortuna y azar, muchas cosas no tendrían gracia. Ir a una casa por un camino recto sin obstáculos no tiene emoción. Lo que le da chispa es cuando te sale un lobo, un yonki, una persona que necesite ayuda, un tipo que te invita a cenar a su casa o una encantadora sonrisa que sólo en sueños habías visto... y cada una de ellas puede ser completamente diferente: el lobo puede que no quiera comerte ni hacerte daño, el yonki puede ser una bellísima persona que te acabe contando sus penas y glorias en vez de sacarte la navaja, el que encesite ayuda puede luego contraprestarte o aprovecharse de ti, el que te ofrece una cenita puede pedirte algo a cambio, y la sonrisa puede querer dominarte en vez de hacerte disfrutar. Todo eso es lo que tiene de bonito la vida. Me encanta que todo tenga un cierto caos en el que pueda desenvolverme de maneras diferentes. Hce sentirme vivo.
¡Que ruede la fortuna!

martes, 5 de enero de 2010

Los reyes no volvieron

Aún recuerdo cuando me enteré de que los reyes no existían, que eran los padres. Cómo me jodió. Me jodió haber creído en algo que era falso. Y, lo peor de todo, que me habían estado engañando toda mi corta vida. No recuerdo a qué edad me enteré, pero fue bastante tarde en comparación a otros. Es más, fui el último de clase en enterarme.
Todo fue después unas Navidades, cuando alguien sacó el tema a la luz de que los reyes no esixtían, que eran los padres. Yo me negaba a aceptarlo y daba argumentos a favor de su existencia. ¿Cómo eran capaces de repartir regalos a todos los niños en una noche? ¿Cómo podían estar haciendo la cabalgata a la vez en tantísimos sitios? ¿Cómo eran capaces de comerse la comida que se les dejaba en todas las casas? La respuesta era doble. Primero, por algo eran magos, y segundo, tenían un gran séquito de pajes que podían ayudarles en todas estas tareas. Qué ingenuo era. Encima todo estaba reforzado en mi cabeza porque una vez había escrito la carta muy pronto y por mi celeridad, Correos, en nombre del trío real, me envió una carta contestándome y dándome un regalo por adelantado, un cómic del Capitán Trueno.
LLegué a casa después de discutir con todos y les dije a mis padres lo que me habían dicho. Mis padres em confirmaron la noticia, y me agarré un cabreo descomunal. Me habían mentido durante todos aquellos años.
No inmediatamente pero si reflexionando un tiempo después me fui planteando otra serie de cosas: ¿y si Dios tampoco existe? ¿Si en eso también me han mentido? ¿Y si nos han mentido a todos y nos lo hemos creído? Todos los argumentos "mágicos" en defensa de los reyes también se caían en la defensa de Dios. Con unos argumentos banales que ahora mismo no me serviría para plantearme esa serie de cuestiones teológicas en una crisis de Fe que hizo que me llevara más de una regañina por parte de las (aquí va una retahíla de insultos y descalificaciones) monjas del colegio. Aquellas que defendían que Adán y Eva habían existido realmente (un teólogo con dos dedos de frente ni se plantea esa barbaridavd), que Jesús realmente había multiplicado panes y peces (en vez de interpretarlo como la metáfora del compartir) etc... Todo ello sumado a otras muchas cosas más hicieron que poco a poco fuese forjando una personalidad que cargaba contra todo y contra todos. Me convertí en el misántropo que en gran medida sigo siendo. Pero ahora la llevo bien, o al menos mejor que antes. Lo mismo que las navidades, los reyes y su puta madre, que me tocan un poco la moral pero las trago. Mientras no me vengan con cuentos...

PD: Joder qué nudo he hecho en la segunda parte...