miércoles, 14 de abril de 2010

Miedo

El miedo, dicen los psicólogos, no es más que, en un principio, un mecanismo de defensa. Cuando algo parece peligroso tenemos miedo de ello porque nuestra conciencia nos dice que puede causarnos mal. Hay muchas clases de miedos, algunos de los cuales son inconscientes (o subconscientes) y de los cuales no nos damos cuenta de ellos hasta que se manifiestan en momentos dados, convirtiéndose a veces en patológicos. Bueno, más o menos es lo que, sin tener ni pajolera del tema, creo saber. Cualquiera puede rebatirme en lo dicho anteriormente y no tener argumentos propios con que contrarrestar. Pero partiendo de esta frágil base, quiero explicar unos puntos de vista. Si, con dos cojones.
Veamos: esos miedos inconscientes o subconscientes (o ni uno ni lo otro) son los que parecen por acabar siendo patológicos, cuando, a mi parecer, son quizá los más naturales, presentes en nuestro Yo verdaderamente, y no como el resto, formados por simples ideas (aunque quizá sea eso lo que lo haga patológico, pero bueno). Los miedos absurdos y enfermizos si que son, a mi parecer, los que tenemos por ideas preconcebidas, siendo miedos racionales. La gente que tiene miedo al avión porque ha habido algún accidente reciente con muchas víctimas y se ha formado una idea simple de que viajar en avión es peligroso podría ser un ejemplo. Se es consciente d epor qué se tiene miedo y aun así se tiene miedo, porque uno es un débil e imbécil que no sabe superar esa soplapollez de miedo. Tal vez (y seguramente) simplifique demasiado, pero creo que más o menos se me pilla por dónde voy.
Pues bueno, ahora me toca hablar de uno de esos miedos. Y es que tener miedo a una verdadera gilipollez (que encima podría tener consecuencias beneficiosas) después de haber hecho un sinfín de cosas peligrosas, vergonzosas, disparatadas y ridículas sin haber tenido miedo a las consecuencias le lastra a uno. Y no es la primera vez que pasa. Y ya estoy hasta los huevos de mí mismo. Porque quiero hacerlo, pero no me atrevo. Porque, más que nunca, no me siento libre, y, lo peor de todo es que el que me estoy quitando libertad soy yo mismo. Yo, que protesto porque veo coartada mi libertad por el peso de la sociedad sobre el individuo, me encuentro con el problema dentro de mí. Más que nunca podría considerarme un hipócrita. Bueno, al menos lo reconozco, y reconocerlo es el primer paso.

4 comentarios:

  1. Buenas noches, dicen los psicologos: miedo= respuesta adaptativa o lo contrario depende del extremo.
    Fobia-miedo irracional
    JOseba: A QUE TIENES MIEDO!!!!! se pueden superar...asiq si hablas un poco más claro...o con alguna metafora...te doy mi humilde opinión..que no es poco!! jejejde

    ResponderEliminar
  2. Lo de aceptarlo es un primer paso es una estupidez como la copa de un pino, solo para q nuestra conciencia se crea q hay algún avance. Es como el pico de metadona q le das al yonki paara q se crea q ya está menos enganchado.. los cojones. Así q tío, es cuestión de echarle huevos, pero no de un día para otro, sino de ir tomando conciencia de qé es ese miedo, por qé lo tienes, y acabar dándote cuenta de q es una auténtica gilipollez por ti solo

    ResponderEliminar
  3. Si bueno, es el primer paso si, al reconocerlo, comienzas a actuar contra ello; si sigues en una actitud pasiva, reconociéndolo sin más, el avance es prácticamente, nulo, es cierto.

    ResponderEliminar
  4. El miedo es una proyección de futuro y todo el mundo, creo, es consciente del miedo mismo. Lo que tu llamas patológico o inconsciente tal vez sea la forma con la que te refieres al hecho de tener un miedo (ese sentimiento, ese aviso) sin poder concretar la causa del mismo o bien a todas esas inseguridades e inhibiciones más o menos inconscientes que nos fuerzan a reprimirnos en algunos sentidos (aunque no sería, a mi lamentable juicio, “miedo” propiamente dicho, si no INSEGURIDAD. No es lo mismo, claro está, la inseguridad es algo que también se da en el “presente” y que también PUEDE tener esa proyección de futuro, aunque a veces es simplemente una condición personal… ¿subconsciente? Puede ser).
    Con respecto a la supuesta racionalidad del miedo… ¿Existe? Si lo llamamos racional implicaría que es creado deliberadamente por la persona. ¿Existe esto realmente? Me refiero a que no sabemos el orden en el que esos “miedos racionales” surgen. Puede que el motivo por el que tememos “volar” lo centremos en que, por estadísticamente improbable que sea, el avión puede caerse. ¿Es cierto? ¿Y si el orden de los factores es que poseemos ese miedo irracional y como humanos que somos intentamos racionalizar las causas? Porque todos sabemos los datos y las cifras, sabemos lo improbable que es, lo ínfimo de esa posibilidad. ¿Sabemos de qué tenemos miedo, o intentamos focalizar ese miedo en algún punto porque eso nos da cierta seguridad dentro del miedo o de la propia inseguridad? Creo que podría suceder de esta manera: el miedo nunca es completamente racional –ni por asomo- e intentamos concretarlo, lo que en cierto modo contribuye a controlarlo en el sentido de que supuestamente se es consciente de la causa que lo origina, porque eso nos da una ilusión de mínimo control en el sentido de conocimiento. Así, se concretaría y simplificaría.

    He llegado al punto en el que podría escribir durante dos horas más… Pero como creo que el objetivo del post no es crear un debate pseudo-filosófico sin conocimiento alguno… Mejor me piro.

    ResponderEliminar