martes, 18 de mayo de 2010

Examen de 24 horas

Tras haber tenido nuevas experiencias de examen el año pasado en Bolonia, con sus exámenes orales a veces interminables por las largas esperas para realizarlos, el último año de carrera tocaba enfrentarse a algo nuevo: un examen de 24 horas. Este examen debe ser típico en otros lugares de Europa, por ejemplo Suecia, llamándose take home exam, o eso al menos me ha dicho una compañera. La prueba consiste en ir a la hora del examen y el profesor te da una pregunta extensa para desarrollarla durante todo el día, teniendo que entregar el examen escrito justo a la misma hora del día siguiente. Para ello, tienes la oportunidad de apoyarte en apuntes y bibliografía, lo cual facilita el examen; pero claro, la importancia del mismo está en la capacidad de relacionar conceptos y exponerlos con claridad, sintetizando en la medida de lo posible, especialmente en un examen, como era el caso, de Historia de la Filosofía. La verdad es que ha sido menos duro de lo que pensaba, y he tenido tiempo de descansar y plantear todo bien; incluso hacia el final, cuando iba prácticamente a contrarreloj, me ha sobrado casi una hora. La experiencia me ha gustado y ha sido fructífera, la verdad. Esperemos que la nota lo sea también.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada