miércoles, 22 de diciembre de 2010

¿Altruismo?

Toda acción es egoísta. Así de rotundo soy. Por lo tanto el altruismo no es sino un enmascaramiento de cierto egoísmo.
Me producen bastante risión todas las campañas que con motivo d ela Navidad se llevan a cabo para ayudar a los más necesitados; campañas para recaudar fondos de unas gentes que no hacen otra cosa que apoquinar pensando que así limpian sus conciencias realizando una buena acción. Toda acción tiene un interés; parece que cuando hablamos de interés sólo nos fijamos en lo material, pero hay mucho detrás. Si ayudo a un amigo será porque me alegra verle contento; si ayudo a un ciego a cruzar la calle será porque me voy a sentir muy bien conmigo mismo tras hacerlo; si voy al África central a canalizar agua potable para que puedan beber en un poblado no es más que lo mismo. Me hacía gracia hace unos meses cuando viendo varios programas de Redes, repetían más de una vez que el altruismo era algo biológico, cargando contra la hace un tiempo popular teoría del gen egoísta. Pero señores, el altruismo biológico no es más que una manifestación de ese egoísmo; el bien de la especie repercute al fin y al cabo en el bien propio, el bien de la comunidad es favorable para el bien individual. Con todo esto no quiero tener un punto de vista utilitarista, ni mucho menos; el utilitarismo falla en tanto que su idea de lo útil (el máximo bienestar para el máximo número de personas) termina por corresponderse con una dictadura de la mayoría que me hace hervir la sangre. Pero de eso quizá escriba en otra ocasión.

1 comentario:

  1. Toda acción es egoísta, de acuerdo. Pero hay sutilidades que me temo que has dejado escapar.
    Yo también voy a ser rotundo: el altruismo existe sólo en virtud del egoísmo, el altruismo es necesariamente egoísmo. De no serlo, solo sería hipocresía o mero automatismo.
    Y ahora me explico: cualquier acción que yo haga, la hago porque en cierto sentido me produce algún bienestar, por así decir. Bien, de acuerdo, pero es fantástico. Que yo haga algo por alguien porque no puedo dejar de hacerlo por mí ilustra perfectamente una empatía arrolladora y una especie de relación simbiótica. Si fuera más frío sería menos emotivo, menos visceral. Evidentemente, no solo por un amigo, sino por África, el planeta entero o por Ronald Macdonald, pero lo que una acción egoísta-altruista en este sentido denota es empatía. ¡Bendita empatía! La empatía no se elige: se tiene o no, se tiene con más intensidad o no. Y no por tener más eres necesariamente mejor persona. Pero esto no era un tratado de empatía, no...
    Por otro lado, si hago algo que no me brinda algún tipo de buena sensación será pura pose, fría y deshumanizada; hipocresía, tendencia a seguir la masa borreguil o estúpido utilitarismo (eminentemente mataerial, of course). Esto no es altruismo señores, ¡esto es mezquindad!
    El problema que yo veo en este tema es que al egoísmo se le ha endilgado una connotación negativa que parece insalvable; cuando egoísmo va unido a honestidad y una persona honestamente egoísta puede hacer por el mundo más que 500 fachadas pseudo-altruístas.
    Pero sí, somos altruistas por naturaleza porque no somos jodidos psicópatas. Me siento irremediablemente mal cuando X esta decaído y me gusta saber que le he ayudado. Llámalo egoísmo pero date cuenta de qué no hay nada malo en él. Quita el egoísmo y deshumanizarás todo, enfriaras todo. ¿Soy la única que ve la poética de todo esto? :(
    Enfinessssss, señor Big Bang, ¡habría que hacer una genealogía del egoísmo conjunta! Con clasificaciones y demás zarandajas.

    ResponderEliminar