jueves, 16 de diciembre de 2010

¿Loco? Quizá no tanto

Siempre me han gustado las noticias tipo "Gente", quizá porque me medio crié viendo ese programa los martes y jueves a las tardes cuando iba a casa de mis abuelos. La crónica negra en la que siempre había algún asesinato extraño, muchas veces de violencia doméstica, y en los que siempre entrevistaban a la gente del pueblo o del barrio y decían "no, si era una persona muy normal" o "era muy simpático y saludaba siempre" (como incide una de esas jocosas páginas de Facebook). Ayer el escenario estrellla de esta "crónica negra" fue Olot, donde un tipo armado con una escopeta se cargó a cuatro personas, dos en un bar y dos en un banco. Lo jocoso viene en cuanto al móvil del crímen. Primeramente, porque la prensa no se pone de acuerdo y creo que llegan a medio inventarse las cosas. Los dos del bar eran ssus jefes, hasta ahí bien; pero el caso es que unos dicen que le iban a despedir, otros que hacía tiempo que no le pagaban el sueldo y otros que le habían dado un cheque sin fondos. Lo curioso es que todas pueden ser simultáneamente válidas, pero, de momento, no he oído/leído en ningún medio que hablen de las tres, sólo inciden en una. Respecto del banco, dicen que le iban a embargar el pìso, hasta ahí bien; lo jocoso viene cuando unos dicen que uno de los muertos era el director y otros que el subdirector de la sucursal.
A parte de esta calidad informativa que nos ofrecen nuestros queridos medios de desinformación, quería incidir en otro pequeño aspecto, relacionado también en parte. Ante la compasión que muchos pudiesen sentir ante el propio asesino, puteado por jefes y chupasangres bancarios (lo cual no justifica el asesinato, y menos de los empleados de sucursal, que no diría yo que son los grandes culpables del embargo) e identificados con una situación que no afecta a pocas familias precisamente, se han sacado, de la manga creo yo, el dato de que el asesino solía caminar por el barrio vestido de "sheriff", incidiendo en una faceta de poca cordura del autor del crimen y separando este caso del común; estaba loco, o al menos era un poco raro, por lo que su acto no es más que una reacción propia de alguien desequilibrado. Matan dos pájaros de un tiro: primero, que realmente no es tanto la situación económica del asesino, si no una tendencia de locura para cometer este tipo de actos; segundo, se evita que la gente, en una sociedad mediatizada, se sienta identificada con un acto individual que ofrece la posibilidad de ser imitado, problema que se plantea en el manga y anime "Ghost in the Shell". Por último, cabe otra reflexión: ¿por qué alguien se toma la justicia por su mano? Dos cosas: el sistema no funciona correctamente y las masas no hacen nada por cambiarlo; no hay más que un puñado de individuos que s eprestan a hacerlo, y sin otros apoyos, no queda otra que recurrir a soluciones drásticas. Estas cuatro muertes creo que son culpa de todos, especialmente del hombre-masa, por crudo que parezca.

2 comentarios:

  1. Un par de puntualizaciones:

    No le ofrecieron un cheque en blanco. Si fuera así en vez de matarles les hubiera besado los pies. Lo que le ofrecieron fue un cheque sin fondos.

    El tipo muy cuerdo no estaría, pero me quito el sombrero y ójala hubiese más gente como él. Las cosas iban a cambiar bien rápido.

    Y por último, tengo desde hace tiempo el manga de Ghost in the Shell y no he conseguido prácticamente ni empezarlo. Me aburre soberanamente. Tanto que a veces son más interesantes las notas a pie de página que la historia.

    ResponderEliminar
  2. Al manga no le he hincado el diente, de momento sólo he visto el anime y me ha encantado (tanto las pelis como la serie)

    ResponderEliminar