martes, 28 de diciembre de 2010

De timos y estafas

Quién es más culpable, ¿el que engaña o el que se deja engañar? Ninguno de los dos, ambos comparten la misma culpa. Es una reflexión que llevo tiempo afirmando, y que tras escuhar una noticia, que, coincidiendo con el día de lso Inocentes, la policía ha lanzado la campaña "No seas pardillo" para que los jóvenes no se dejen engañar en las redes sociales. Curiosamente la campaña se ha lanzado en Tuenti, donde abunda, a mi parecer, más gente borrega y acrítica que no sabe discernir y se traga cualquier chorrada. Un caso muy jocoso es el de las chonis que se creen que es para un casting de actriz o modelo y detrás no hay más que un tipo que se aprovecha de su retrasadez y consigue verle las peras por webcam. Está claro que si alguien engaña es porque otros se dejan engañar, y lo que hay que preguntarse es por qué hay gente que se deja engañar. No estamos hablando de personas mayores que no han recibido una educación aecuada y/o se topan con problemas a la hora de utilizar algunas nuevas tecnologías como internet, si no de jóvenes. Y eso es lo preocupante. Pero para los de arriba no, a ellos les viene bien tener a garrulos sosteniendo la pirámide.
Una anotación final es sobre la tipificación de delito de estos actos. Siempre recuerdo lo anecdótico de los comerciantes egipcios. Intentaban metértela doblada, pero el peligro de ser robado era nulo; una simple cuestión moral en la que el acto directo (robo)o mal visto, mientras que el acto indirectamente consentido (timo) no.
Lo sorprendente era que los turistas tenían más miedo al robo que al timo.

domingo, 26 de diciembre de 2010

Beber semen y orina

¿A quién no se le ha poasado por la cabeza? Es algo que a primera escucha da un poco de asquete, pero pensándolo bien, no debería darnos tanto como un paquete de Jumpers o una hamburguesa del McDonald's. El semen no está malo y no es dañino para el cuerpo; es más, es altamente proteico, e incluso he llegado a leer (aunque no se yo si será un bulo que circula por internet) que en la Universidad de Carolina del Norte han demostrado que tiene propiedades anticancerígenas. Además, si te lo tragas no tienes que andar limpiándolo y, por ende, gastando papel higiénico.
¿Y la orina? El 98% es agua, de media. Por ahí dicen que es hasta saludable, e incluso una corriente pseudomédica, la orinoterapia, la recomienda, aunque eso ya no me lo creo. Beberla, al menos cuando está clarita, no es algo asqueroso, lo único malo es que está caliente. Para cuestiones de superviviencia en primera instancia viene genial, aunque es cierto que las sales que contiene, si uno estuviese bebiendo continuamente orina, acabarían por alterar la ósmosis y darte más sed.
No al tabú de beber semen y orina.

miércoles, 22 de diciembre de 2010

¿Altruismo?

Toda acción es egoísta. Así de rotundo soy. Por lo tanto el altruismo no es sino un enmascaramiento de cierto egoísmo.
Me producen bastante risión todas las campañas que con motivo d ela Navidad se llevan a cabo para ayudar a los más necesitados; campañas para recaudar fondos de unas gentes que no hacen otra cosa que apoquinar pensando que así limpian sus conciencias realizando una buena acción. Toda acción tiene un interés; parece que cuando hablamos de interés sólo nos fijamos en lo material, pero hay mucho detrás. Si ayudo a un amigo será porque me alegra verle contento; si ayudo a un ciego a cruzar la calle será porque me voy a sentir muy bien conmigo mismo tras hacerlo; si voy al África central a canalizar agua potable para que puedan beber en un poblado no es más que lo mismo. Me hacía gracia hace unos meses cuando viendo varios programas de Redes, repetían más de una vez que el altruismo era algo biológico, cargando contra la hace un tiempo popular teoría del gen egoísta. Pero señores, el altruismo biológico no es más que una manifestación de ese egoísmo; el bien de la especie repercute al fin y al cabo en el bien propio, el bien de la comunidad es favorable para el bien individual. Con todo esto no quiero tener un punto de vista utilitarista, ni mucho menos; el utilitarismo falla en tanto que su idea de lo útil (el máximo bienestar para el máximo número de personas) termina por corresponderse con una dictadura de la mayoría que me hace hervir la sangre. Pero de eso quizá escriba en otra ocasión.

jueves, 16 de diciembre de 2010

¿Loco? Quizá no tanto

Siempre me han gustado las noticias tipo "Gente", quizá porque me medio crié viendo ese programa los martes y jueves a las tardes cuando iba a casa de mis abuelos. La crónica negra en la que siempre había algún asesinato extraño, muchas veces de violencia doméstica, y en los que siempre entrevistaban a la gente del pueblo o del barrio y decían "no, si era una persona muy normal" o "era muy simpático y saludaba siempre" (como incide una de esas jocosas páginas de Facebook). Ayer el escenario estrellla de esta "crónica negra" fue Olot, donde un tipo armado con una escopeta se cargó a cuatro personas, dos en un bar y dos en un banco. Lo jocoso viene en cuanto al móvil del crímen. Primeramente, porque la prensa no se pone de acuerdo y creo que llegan a medio inventarse las cosas. Los dos del bar eran ssus jefes, hasta ahí bien; pero el caso es que unos dicen que le iban a despedir, otros que hacía tiempo que no le pagaban el sueldo y otros que le habían dado un cheque sin fondos. Lo curioso es que todas pueden ser simultáneamente válidas, pero, de momento, no he oído/leído en ningún medio que hablen de las tres, sólo inciden en una. Respecto del banco, dicen que le iban a embargar el pìso, hasta ahí bien; lo jocoso viene cuando unos dicen que uno de los muertos era el director y otros que el subdirector de la sucursal.
A parte de esta calidad informativa que nos ofrecen nuestros queridos medios de desinformación, quería incidir en otro pequeño aspecto, relacionado también en parte. Ante la compasión que muchos pudiesen sentir ante el propio asesino, puteado por jefes y chupasangres bancarios (lo cual no justifica el asesinato, y menos de los empleados de sucursal, que no diría yo que son los grandes culpables del embargo) e identificados con una situación que no afecta a pocas familias precisamente, se han sacado, de la manga creo yo, el dato de que el asesino solía caminar por el barrio vestido de "sheriff", incidiendo en una faceta de poca cordura del autor del crimen y separando este caso del común; estaba loco, o al menos era un poco raro, por lo que su acto no es más que una reacción propia de alguien desequilibrado. Matan dos pájaros de un tiro: primero, que realmente no es tanto la situación económica del asesino, si no una tendencia de locura para cometer este tipo de actos; segundo, se evita que la gente, en una sociedad mediatizada, se sienta identificada con un acto individual que ofrece la posibilidad de ser imitado, problema que se plantea en el manga y anime "Ghost in the Shell". Por último, cabe otra reflexión: ¿por qué alguien se toma la justicia por su mano? Dos cosas: el sistema no funciona correctamente y las masas no hacen nada por cambiarlo; no hay más que un puñado de individuos que s eprestan a hacerlo, y sin otros apoyos, no queda otra que recurrir a soluciones drásticas. Estas cuatro muertes creo que son culpa de todos, especialmente del hombre-masa, por crudo que parezca.

lunes, 6 de diciembre de 2010

De la jocosidad entre AENA (y el gobierno) y los controladores

Escándalo. Miles de personas en tierra por una huelga encubierta (no tienen derecho a la huelga normal, pues tendrán que hacerlo de otro modo) de controladores aéreos este puente con el consiguiente caos. Los malos, cómo no, los controladores. ¿Por qué? Porque con su huelga (o más bien baja masiva) han impedido que miles de personas pudiesen volar, jodiéndoseles las vacaciones y/o otros planes. Pero, ¿culpa de ellos sólo? ¿Qué hay detrás? Nadie se preocupa por saber. Lo mismo que la Primera Guerra Mundial dicen que fue por el asesinato de Francisco Fernando o el motín de Esquilache porque les querían recortar las capas y prohibir llevar sombreros de ala ancha. Se miran sólo las causas inmediatas, olvidándose de las causas profundas, algo en lo que ya Tucídides había incidido para explicar la Guerra del Peloponeso. El problema de este puente tiene mucha miga detrás.
Primero es buscar la causa inmediata de la actuación de los controladores: un decretazo por el que sus condiciones laborales se ven bastante empeoradas, principalmente en lo que a horas de trabajo se refiere. Pero este decretazo no se entiende sin el gran problema de fondo y es la falta de controladores aéreos en éste país, que hace que en manos de unos pocos esté el desempeño de esta función, lo cual tiene dos consecuencias: la primera la exigencia de que los pocos que hay trabajen mucho y, por consiguiente, que el sueldo vaya parejo, aunque eso ya se atajó mediante una reducción previa hace unos meses. Un problema con dos culpables claros, y quizá alguno más cuya cabeza no sobresale tanto: AENA, que lleva varios años sin formar a nadie para este puesto de trabajo, y los propios controladores que lo han permitido a expensas de haberse llenado los bolsillos durante unos años hasta que ahora se han dado cuenta de la gravedad del asunto; claro, cuando ellos son los primeros afectados, ya que los señoritos de AENA, respaldados por el poder estatal, no van a ser los primeros perjudicados. Una "corruptela" (porque no lo es en el sentido estricto) en la que unos hacían mal y otros callaban, siendo culpables por tanto ambas partes, como en el conocido pasaje de "El lazarillo de Tormes":
Acaeció que, llegando a un lugar que llaman Almorox, al tiempo que cogían las uvas, un vendimiador le dio un racimo dellas en limosna.
Acordó de hacer un banquete, así por no poderlo llevar como por contentarme: que aquel día me había dado muchos rodillazos y golpes. Sentámonos en una valladar y dijo:
-Agora quiero yo usar contigo de una liberalidad,y es que ambos comamos deste racimo de uvas y que hayas de él tanta parte como yo. Partirlo hemos de esta manera: tú picarás una vez y yo otra, con tal que me prometas no tomar cada vez más de una uva.
Yo haré lo mismo hasta que lo acabemos, y de esta suerte no habrá engaño.
Hecho así el concierto, comenzamos; mas luego al segundo lance, el traidor mudó propósito, y comenzó a tomar de dos en dos, considerando que yo debería hacer lo mismo. Como vi que él quebraba la postura no me contenté ir a la par con él; más aún pasaba adelante: dos a dos y tres a tres y como podía las comía. Acabado el racimo, sostuvo un poco el escobajo en la mano, y, meneando la cabeza, dijo: -Lázaro: engañado me has. Juraré yo a Dios que has comido las uvas de tres a tres.
-No comí -dije yo-; mas, ¿por qué sospecháis eso?
Respondió el sagacísimo ciego:
-¿Sabes en qué veo que las comiste de tres a tres?
-En que comía yo dos a dos y callabas.

El caso es que papá estado ha sabido esconder su culpa durante mucho tiempo, dejando ser los malos de la película a los controladores aéreos. Pero AENA y papá estado tienen la misma o más culpa que un colectivo que ahora no hace otra cosa que revolverse contra su hacedor para no caer en la desgracia, algo mucho más comprensible que lo que los de arriba han estado haciendo. Y más si tenemos en cuenta que al gobierno no se le ha ocurrido otra que sacar a la luz el famoso decreto justpo antes del puente, con una muy probable pretensión de que, a sabiendas de la que se pudiese armar, no sólo iban a ser los controladores los grandes enemigos del pueblo, si no que papá estado actuaría con toda su maquinaria de represión para aparecer como gran salvador en la caótica situación. Ello sin tener en cuenta algunos factores que otros han señalado, como la gran cantidad de dinero que se ha quedado esos días sin salir de España, el gasto en alojamientos y medios de transporte alternativos como autobús o tren, y la no pérdida de dinero por parte de las aerolíneas, entre alguna que otra cosica.
En última instancia quería señalar si el modo de actuación de los controladores, la huelga encubierta, ha sido del todo correcto, ya que, por ejemplo, no sólo han fastidiado a mucha gente si no que su imagen se ha visto mucho más perjudicada de lo que ya estaba. Pero eso entraría en otro debate sobre los modos de hacer huelga, proque nos encontramos ante un sistema de servicios frente a un quizá obsoleto modelo de huelga eficaz en el ámbito productivo (sectores primario y secundario). Pero eso es un tema para otra entrada.

PD: Esta breve esquematización del asunto ha sido posible gracias a la lectura de ciertas posturas del bando silenciado, los controladores aéreos, quienes han tenido un apresencia en los medios de comunicación tradicionales (radio, prensa escrita y televisión) demasiado escasa, eliminándose por lo tanto una perspectiva crucial. Me han faltado analizar muchos factores, pecando quizá de simplista y esencialista, algo que en mi labor histórica siempre he temido y rehúyo. Dejo aquí algunas direcciones interesantes:
http://controladoresareosyotrashierbas.blogspot.com/2010/12/ver-si-nos-entendemos.html
http://blogs.uab.cat/lawsocial/2010/12/04/¿viernes-negro-y-iii-porque-los-controladores-aereos-lo-mismo-tienen-razon/
http://www.sotoencameros.net/2010/12/carta-de-un-controlador-aereo.html

miércoles, 1 de diciembre de 2010

De los grandes villanos

Los malos son siempre una pieza clave en una buena historia, pero en algunas ocasiones su carisma acaba por hacerlos casi tan importantes como los protagonistas. La verdad es que uno s epone a pensar y muchas veces recuerda con cariño algunas películas o series de televisión precisamente por los villanos, los que se encargaban de hacérselas pasar putas a los protas. Pensando en la infancia siempre me vienen a la mente Démona y Xanatos de "Gargoyles", Skar en "El rey León" o Jafar en "Aladdin", el Duende Verde de Spiderman (salvo en las horripilantes películas) o casi cualquier villano de Batman; de hecho, entre ellos se incluyen el que para mí es el mayor antagonista de todos los tiempos, el Joker, quien si ya siendo genial en la serie de animación y la interpretación de Jack Nicholson en la película de Tim Burton, gana fuerza leyendo los cómics y en la última versión cinematrográfica. También en videojuegos existe este hecho, siendo bastante ilustrativa la saga de Final Fantasy, especialmente si nos atenemos a la sexta y séptima entregas, en las que Kefka y Sephiroth inundan la trama. Ambos son personajes apasionantes y enormemente atrayentes, con un carisma que se iguala e incluso supera el de los protagonistas, que gozan también d emucha personalidad en ambos juegos. Es curioso en este caso comprobar cómo el primero, que pasa por ser el villano más cruel y sanguinario de la saga, cuenta con rasgos físicos y psíquicos que recuerdan bastante al Joker, y, de hecho, es su estridente risotada una de sus características más reseñables. Sin embargo les separan algunas características clave, como la contraposicióne entre un nihilismo/anarquismo del Joker frente a las ansias de lograr el poder absoluto de Kefka; ésto le acerca más a otro de los grandes villanos de la historia del cine, Darth Vader. De hecho, ambos son los generales más reputados al servicio de un emperador al inicio de la historia (la propia historia del Final Fantasy VI tiene paralelos con la de Star Wars, empezando por la existencia de un gran Imperio al que se opone una fuerza rebelde). En Darth Vader encontramos además un lado más humano al conocer los orígenes de su maldad (que por la coja interpretación de Hayden Christensen decepcionan un poco) e incluso su redención al final de la saga. Es en los orígenes del gran villano donde se esconde muchas veces gran parte del jugo de estos personajes, dándoles un aura mucho más humana y cercana al espectador, aunque en otras ocasiones sea el desconocimiento lo que les de un carácter misterioso también muy atrayente. En el relato de los orígenes es magistral el ejemplo de los villanos de Batman, volviendo sobre nuestros pasos: la larga gestación de Dos Caras relatada en "El Largo Halloween" o la historia escrita por el genial Allan Moore para el Joker, "La Broma asesina", son dos grandes ejemplos.
Los grandes villanos siempre quedarán en nuestro corazón, haciéndonos odiarles e incluso comprenderles en mayor o menor medida. Además, ¿quién no quiso ser alguna vez el malo?